[PASOTISMO PARA DUMMIES]

Nunca me ha importado lo que pensaran los demás, pero con la edad el “I so don’t care” incluso se me ha acentuado. Si me importara, no tomaría la mitad de las decisiones que tomo y he tomado, no me pondría la mitad de la ropa que tengo y no habría tomado la dirección profesional que he tomado. El ojo interno que nos dice que tal y cual está mal y que hay que hacer ciertas cosas a ciertas edades es totalmente bullshit. Creo que a menudo la gente se olvida de que solo tenemos una vida, y pasarla intentando ser “normal”, integrándose e intentando complacer a todo el mundo es una absoluta pérdida de tiempo. Si te quieres poner unas sandalias con calcetines, póntelas, si quieres trabajar como malabarista, hazlo, y si no quieres tener hijos o casarte a cierta edad, no lo hagas. No es tu obligación complacer a absolutamente nadie. De verdad que no sé de dónde has sacado eso.

Me parece que hoy en día vivimos en una sociedad muy hipócrita en la que nadie es hipócrita. Conozco mucha gente que va de liberal y moderna pero se echan las manos a la cabeza cuando te ven con una falda de charol, les explicas cuáles son tus prioridades ahora mismo (por favor, puede ser más patética, anticuada y redicha la expresión de “se te/me va a pasar el arroz“?) o simplemente que ves Gran Hermano o que te gusta no sé qué cantante. Automáticamente es como si empezara una cuenta atrás: 3, 2, 1…

anna

Ya está. Es así de fácil. Y que conste, no estoy siendo hipócrita. Yo también juzgo. Todos juzgamos. Es un deporte mundial que practicamos absolutamente todas y cada una de las personas que vivimos en este planeta. Por eso mismo es  importante desarrollar nuestra propia identidad, y tomar nuestras propias decisiones, sin mirar atrás, ni a los lados. Siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con tus decisiones, alguien que las critique o que las mire mal, y por eso estoy tan orgullosa de haberme deshecho de ese ojo interno, creado en gran parte por la educación, la sociedad y las experiencias que hemos tenido, que nos dicta qué es correcto y normal (qué significa normal?) y qué no.

No puedo insistir más en lo importante que es ser uno mismo. Parece un cliché enorme pero, de verdad, repito que solo vivimos una vez y, de verdad esta única vida la queremos pasar gastando tantísimo esfuerzo en aparentar ser alguien o algo que no somos? A quién pretendemos engañar? A la gente? A nosotros mismos? En este caso lo mejor es reflexionar y descubrir cuál es el motivo por el que lo hacemos, os aseguro que es mil veces más fácil adivinarlo y ponerle solución que pasarse toda la vida intentando ser lo que no somos por algun extraño motivo. De verdad, quién tiene tanta energía para algo tan inútil? Prefiero hacer cisnes de origami.

Por otra parte está el hecho de las comparaciones con los demás y el tema de la envidia frustrada. Qué pesadilla. Por desgracia internet es un lugar muy ámplio que da cabida a todo el mundo, incluyendo gente con muchas frustraciones que no deja de compararse con los demás y despliega su frustración a modo de comentarios hirientes, indirectas o comentarios irónicos con trasfondo cruel. Casi siempre sin dar la cara, por supuesto, ya que la anonimidad parece que dota a estas personas de una valentía falsa impresionante, aunque supongo que estos comentarios hirientes hacia otras personas les hace sentirse mejor consigo mismos al intentar menospreciar a la otra persona.

De verdad que no merece la pena compararse con nadie, porque este es un mundo enorme con millones de personas más guapas, más feas, más listas, menos, con más y menos dinero, con más y menos talento y con más y menos celulitis que tú. De verdad merece la pena malgastar energía en una pelea que nunca vamos a ganar? Yo personalmente prefiero mirar a mi alrededor, apreciar las cosas buenas de cada persona y tomarlo como una aspiración e inspiración para ser mejor. Me parece mucho más sano.

En definitiva, lo que venía a decir es que no es vuestra obligación complacer a nadie. Tantas personas se pasan una eternidad intentando descubrir cuál es el sentido de la vida, cuando en realidad es muy simple: ser feliz dentro de nuestra cabeza en la que estamos atrapados. Con lo que realmente eres, tienes, sientes y quieres, sin importarte lo que piensen los demás porque al fin y al cabo son solo opiniones, algo subjetivo, cambiante y volátil, por lo que no merece la pena vivir con ese ojo interno que nos juzga constantemente. Os prometo que si le caeis mal a alguien, o a alguien no le gusta tu ropa, tu trabajo, tu novio o tu casa, NO PASA NADA, nadie muere ni ocurren desastres nucleares. Eso se queda ahí, en la opinión de esa persona, en su cabeza. Cada vez que alguien me pide algún consejo sobre algo, lo único que digo al respecto es: “Mientras no hagas daño a nadie, haz lo que te dé la real gana”. Y es algo que me intento aplicar absolutamente cada día cuando tengo que tomar decisiones, y os animo a que lo practiquéis si es que no lo hacéis ya.

Y bien, después de esta reflexión, voy a ponerme mi falda de charol, mis sandalias con calcetines y esperar a que empiece Gran Hermano para verlo mientras me tomo un whisky sour un día entre semana, y el ojo interno que se vaya a un lugar mejor donde a alguien le importe lo que piensa.

xx

Anuncios