Selección de los mejores productos de la cosmética japonesa Vol. 13

Como prometí, la sección de cosmética japonesa ha vuelto a London In My Style. Muchas me habéis preguntado por ella y por qué desapareció durante un tiempo, y la respuesta es muy sencilla: estaba acumulando demasiados productos, asi que preferí terminar lo que tenía acumulado para volver a pedir y probar cosas. Asi que desde hace un par de meses he estado probando bastantes productos, y además tengo algunos pedidos de Sasa.com en camino, asi que preparaos para bastantes entradas sobre cosmética japonesa durante os próximos meses.

Selección cabello: Japan Oshima Tsubaki (Camelia) Oil

Este aceite, considerado uno de los secretos de belleza más antiguos de las japonesas, deriva de las semillas de la flor de camelia. Contiene vitaminas A, B, C y E, potentes antioxidantes que protegen de los rayos UV y los radicales libres y muchísimo ácido oléico (Omega 9). Debido a todas las propiedades hidratantes y protectoras de este aceite, se ha utilizado durante siglos en China y Japón: las geishas lo utilizaban para hidratar su piel y su cabello, y hasta los samurais lo utilizaban en sus espadas para evitar que éstas de oxidaran.

El aceite de camelia tiene muchísimos usos; se puede usar en el pelo, en la piel, en las cutículas, solo, combinándolo con otros productos, etc. Es apto para todo el mundo pero al ser un producto tan emoliente, diría que las personas con la piel muy grasa (y que no esté deshidratada, se puede tener la piel grasa Y deshidratada) no deberían utilizarlo en el rostro.

De todas formas, el producto protagonista de esta entrada es específicamente el aceite de camelia para el cabello. Se supone que este aceite hidrata el cabello, lo nutre y le da brillo, y ayuda a prevenir el encrespamiento. Este aceite de camelia de Oshima es probablemente el más conocido y vendido de todos los que existen en el mercado japonés.

Este aceite en concreto viene en un bote de cristal bastante pesado y la boquilla es bastante grande, aunque hay que “agitar” el producto para que salga (es decir, la boquilla es grande pero el producto no se derrama fácilmente). Tanto el envase como el tapón tienen letras gravadas. Lleva 40 ml de producto.

Yo utilizo el aceite de camelia de Oshima de varias maneras:

1. Como parte de una mascarilla casera para el pelo que utilizo antes de lavarme el pelo (os daré la receta en la próxima entrada)

2. Como ingrediente hidratante en el spray casero para desenredar del que os hablé en esta entrada.

3. Después de secarme el pelo para darle brillo, hidratarlo y protegerlo.

De las tres formas los resultados que me ha dado han sido buenísimos, porque proporciona una hidratación notable sin apelmazar el pelo. Por ejemplo, cuando lo utilizo en el spray casero noto el pelo muchísimo más suave y manejable (lo cual es un gustazo a la hora de desenredar) y sobre todo, mucho menos encrespado. Cuando lo utilizo después de secarme el pelo, noto sobre todo que el pelo tiene mucho más brillo y que está más “compacto” (no sé muy bien cómo explicarlo, pero digamos que se acerca más a la textura del cabello asiático). A largo plazo sí he notado que mi pelo ha ganado hidratación, sobre todo de la mitad hasta las puntas.

Como es obvio, su textura es muy aceitosa asi que es importante no pasarse cuando se utiliza o el resultado puede ser desastroso. Unas cuantas gotas suelen ser suficientes, sobre todo sobre el cabello seco. Diría que es más espeso que el aceite de argán, asi que os podéis hacer una idea de la poca cantidad que hay que usar cada vez que lo apliquemos.

Sin duda se ha convertido en uno de mis esenciales para el cabello y sigo encontrando nuevos usos para él. Y es que, ¿quién no admira ese cabello tan “suelto” y suave de las chicas asiáticas? Al menos con este producto estamos un paso más cerca de conseguirlo.

Valoración: La bebida favorita de mi pelo.

Se puede comprar en Ebay por unos $18 con gastos de envío incluidos.

Anuncios

9 comentarios

  1. Soy adicta a los aceites naturales, tengo un montón: de argán, de aguacate, de MonoÏ, de almendras dulces, de coco, de jojoba, manteca de karité…La verdad es que no me había planteado comprar el de camelia (tampoco había leído reviews sobre él, claro), pero después de leerte creo que lo compraré cuando se me acabe alguno de los mil que tengo. Espero ansiosa las próximas entradas de cosmética japonesa.

    Me gusta

  2. Yo uso uno de los champus de Shiseido Tsubaki, y si estan bueno como este, desde luego que me lo voy a comprar!!!! Esto de la camelia … ¡Menudo descubrimiento!

    Me gusta

    • Si utilizas la cantidad necesaria (ni más ni menos) te irá genial, sobre todo si quieres definir rizos un poco más. También podrías utilizar unas cuantas gotas con el producto que utilices normalmente, ya que se puede mezclar con todo.

      Me gusta

  3. ¡Me encantan estas recopilaciones de productos japoneses! 😀 Soy una gran fan de los productos asiáticos y poco a poco estoy sustituyendo mis cosméticos y tratamientos por ellos si es ue me salen bien de precio aunque sea por probar. Me he llevado gratas sorpresas por el momento, así que es mi nuevo vicio.

    Me gusta

  4. ¡Gracias por la entrada, me encanta tu blog! Yo vivo en Japón y recomiendo bastante este aceite porque tiene muchos usos tanto para el cabello como mascarilla, tratamiento para el pelo dañado, protector térmico y para darle estilo. Para la cara, por ejemplo como desmaquillante, masajes faciales, hidratación, etc. Tengo los ojos y la piel sensibles y va muy bien, es muy suave. Si queréis la traducción del japonés de la cantidad de gotas que se deben usar para cada uso y los pasos puedo dejarlo en un comentario.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.