10 pensamientos y mitos que intento tener en cuenta al comprar y utilizar cosméticos

Por supuesto que hay veces en las que es casi imposible cumplir las 10 reglas a la vez, pero al menos es una linea que intento seguir por defecto. Puede que algunas personas no estén de acuerdo con algunos de los puntos (así como muchos dermatólogos están en desacuerdo entre ellos en cuanto a lo que consideran bueno o malo para la piel), pero en lo que se refiere a “pensamientos”, nadie posee la verdad absoluta y todo el mundo es libre de seguir las normas que quiera y que crea ciertas. Estas son las mías:

1. Lo más caro no es siempre lo mejor. Sé que suena a cliché pero me sorprende mucho el poder que el marketing ejerce sobre la gente en general. Muchas veces nos dejamos embaucar por un packaging bonito y dos frases “científicas” que nos prometen cosas imposibles. Hay marcas de gama media, como Olay, Neutrogena, Aveeno, etc que tienen productos iguales o mucho mejores que otras gamas carísimas. La prueba siempre está en los ingredientes (he visto productos CARÍSIMOS que no son más que una mezcla de siliconas, vaselina, aceites y conservantes). Hay productos malísimos y buenísimos en todas las gamas de precios.

2. Los productos milagrosos NO EXISTEN. Si alguna crema antiarrugas -para arreglar me refiero, no para prevenir- funcionara DE VERDAD, no creéis que ya lo sabríamos y sería un producto que todas tendríamos ya? Los productos cosméticos están hechos para prevenir y/o mejorar el aspecto, pero en ningún caso pueden alterar nuestra piel, en el sentido de cambiar su estructura, porque en ese caso se considerarían medicamentos y necesitaríamos una receta médica para adquirirlos:

A cosmetic is also a drug when it is intended to cleanse, beautify or promote attractiveness as well as treat or prevent disease or otherwise affect the structure or any function of the human body.

Fuente: U.S Food and Drug Administration

3. Lo natural no siempre es bueno para la piel. Existen muchísimos ingredientes naturales que son muy beneficiosos para la piel, como por ejemplo, el aceite de jojoba, el té verde, aceite de argán, camomila y MUCHÍSIMOS más, pero también existen muchos otros que pueden resultar irritantes (y estamos hablando sobre su uso tópico), como por ejemplo el aceite de limón, eucalipto o lavanda. Por supuesto, también depende mucho de la concentración de estos ingredientes. Por ejemplo, si están hacia el final de la lista es MUY improbable que éstos tengan algún efecto irritante. Aquí podéis leer un poco más sobre esto de forma menos oficial, y aquí podéis leer un abstracto sobre un estudio real.

4. La lista de ingredientes y su orden son lo más importante de un producto. Muchas veces nos venden productos con ingredientes principales muy llamativos y apetitosos, como aceite de argán, la manteca de carité o el extracto de té verde, pero al mirar la lista de ingredientes podemos ver que están por la mitad o incluso al final de la lista. Con esto no quiero decir que el producto ya no sirva para nada. Yo misma tengo productos que me van muy bien y que compré sabiendo que no contenían concentraciones muy altas de los ingredientes que se citaban en el nombre del producto, pero si lo que realmente estamos buscando es específicamente un producto con una alta concentración de X ingrediente, sería mejor pensárselo dos veces antes de comprar. Lo importante es que acabemos comprando lo que íbamos buscando. Si queréis saber más sobre las leyes en cuanto a las listas de ingredientes, podéis leer esta página (en inglés) de la U.S Food and Drug Administration.

5. Menos es más. Yo soy la primera que confieso tener una infinidad de productos de cosmética, lo admito. Pero por supuesto que no los utilizo todos a la vez. Por ejemplo, puedo tener 20 productos diferentes pero usar únicamente 2 o 3 en un día. Los voy alternando según mi piel se vaya comportando (unos días está más seca y necesita más hidratación, otros días necesita solo exfoliación, etc). Dependiendo de nuestro tipo de piel, es posible que no nos haga falta nada más que un limpiador, un exfoliante y una crema hidratante ligera. Si tenemos problemas de acné o rosacea, probablemente nos haga falta algún que otro producto extra para combatir el problema, pero seguramente no sea necesario que utilicemos una perfumería entera cada noche. Antes de llegar a mi rutina de cuidado facial actual, utilizaba a la vez, y muchas veces en el mismo día: exfoliante, tónico, protección solar, serum, hidratante, aceite hidratante, contorno, primer, base de maquillaje, polvos… y mi piel se volvía loca. He aprendido que al menos en mi caso, cuantos menos productos utilizo, mejor tengo la piel. Por supuesto que sigo probando muchos productos que voy alternando, pero sé que mi piel NO NECESITA todo eso al mismo tiempo y tampoco lo soporta. Ahora, es posible que otra persona utilice el doble de productos que yo y le vaya de maravilla! Depende totalmente del tipo de piel de cada un@, pero obviamente solo puedo hablar desde el punto de vista de la mía.

6. Limpiarse demasiado a menudo puede ser contraproducente. Muchas veces con ánimo de mantener nuestra piel limpia, nos la limpiamos demasiado y esto puede acabar por afectar a nuestra producción natural de la grasa, la cual necesitamos para mantener nuestra piel sana. Lo más importante es retirarse bien el maquillaje y limpiarse cuando se necesite, pero no más de dos veces al día como mucho. Al menos es lo que yo hago. Podéis leer un breve artículo sobre esto aquí.

7. La mala fama de algunos ingredientes a veces no es cierta. Me he dado cuenta de que hay un cierto miedo infundado a ciertos ingredientes al mismo tiempo que se utilizan otros ingredientes mucho más dañinos para la piel. Conozco a gente que no se acerca a 100 metros de un producto con siliconas, pero al mismo tiempo utiliza productos con alcoholes o aceites irritantes. Por ejemplo, por lo que he podido leer, muchas de las siliconas que se utilizan en los productos actualmente (conocidas como ciclosiliconas), están formuladas de tal forma que éstas se evaporan al contacto con la piel (a baja temperatura), por lo que no solo permiten la transpiración (es decir, que no obstruyen los poros) sino que al mismo tiempo facilitan la penetración de otros ingredientes que sí queremos que se queden en nuestra piel. En este artículo lo explican muy bien. Asi que, la próxima vez, antes de deshechar la idea de comprar un producto porque lleve un ingrediente que creáis dañino o al que culpéis por ese brote de acné, quizás os merezca la pena investigar un poco por vuestra cuenta y ver si pueden ser otros ingredientes los que os van mal.

8. La protección solar es probablemente el tratamiento antiarrugas más eficaz del mercado. Hasta que empecé a interesarme realmente por el mundo de la cosmética (que sería más o menos cuando empecé con este blog), veía la protección solar como un producto para utilizar en la playa o cuando iba expresamente a tomar el sol. Cuando descubrí que el 80% de las arrugas las causan los rayos del sol, me faltó tiempo para ir a comprarme una protección solar decente para diario, ya estuviéramos a 30 grados en pleno agosto o a 10 en invierno. No salgo sin protección solar a la calle aunque esté nublado.

En este video explican muy bien este tema:

Y es que es innegable que la protección solar es VITAL tanto para mantener un buen estado de la piel como para prevenir enfermedades importantes como el cáncer de piel, asi que yo al menos no utilizo protecciones solares para el rostro que tengan un SPF menor a 25.

9. Clasificar la piel como grasa, seca o mixta PARA SIEMPRE puede ser un error. Nuestra piel cambia con las estaciones y con nuestro propio estado de ánimo. Quién no ha tenido ese brote de acné durante la época de exámenes o de estrés en el trabajo? E incluso, algunas mujeres notamos que nuestra piel produce más grasa durante la menstruación. Por no hablar de lo mucho que cambia nuestra piel con la edad! Está claro que todas tenemos una tendencia clara (grasa, seca, etc), pero también es cierto que los grados pueden variar según nuestro estado de ánimo y estación del año y nunca está de más adaptar nuestros cuidados a éstos.

10. Somos lo que comemos.

En este punto creo que voy a ser totalmente rotunda. Lo que comemos afecta directamente a todas las partes de nuestro cuerpo. La piel es el órgano más grande de nuestra anatomía y creo firmemente que aunque utilicemos las mejores cremas del mundo, si comemos mal, nuestra piel nunca llegará estar bien del todo. Está claro que hay algunas excepciones y hay gente que por genética tiene una piel envidiable a pesar de comer comida rápida y procesada a menudo, pero este tipo de pieles suelen ser una rara excepción (a la que me encantaría pertenecer, pero no es el caso). Todos los libros que he leído sobre cosmética y específicamente sobre cómo cuidar la piel coinciden en que el estado de nuestra piel es un reflejo directo de nuestra dieta.

Y hasta aquí mis 10 reglas básicas a la hora de comprar o utilizar cosméticos. Con este post no pretendo sentar cátedra ni convencer a nadie de que estos pensamientos son la verdad absoluta y que a no ser que se sigan nuestra piel será horrible, ni mucho menos. No soy dermatóloga ni pretendo serlo, pero sí que me intereso por la salud y el estado de mi piel (y general, por supuesto) y trato de darle los cuidados adecuados en medida de lo posible y tanto como mis conocimientos y mis documentaciones personales me lo permitan.

Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su piel y de gastarse el dinero que quiera o pueda tanto en cosmética como en cualquier otro ámbito de la vida, así como todos somos libres de creer en lo que queramos y opinar lo que nos venga gana sobre lo que es o no es bueno para nuestra piel. También puede que algo que le vaya muy bien a nuestra vecina, nos vaya fatal a nosotras, asi que cada uno debe conocer y tratar su propia piel como única y utilizar lo que le guste y le apetezca sin tener remordimientos o miedo. Al menos es lo que yo hago.

**El contenido de este post está basado únicamente en mi opinión y documentación personales**

Anuncios

26 comentarios

  1. Te sigo desde hace apenas unos días pero me encanta tu blog.
    Esta entrada es muy buena. Además no puedo estar más de acuerdo con lo que expones en ella. Creo que de escribir lo que pienso lo haría tal cual. Saludos!!

    Me gusta

  2. me gusto mucho lo q publicaste es muy cierto lo de las marcas muchas veces el marketing hace q uno se vaya mas por los nombres q por la calidad de los productos.

    saludos

    q pases un bonito día

    Me gusta

    • Sí, es triste pero cierto! Nos venden cremas con “polvo de rubí” y cosas sin sentido que pensamos que harán algo en nuestra piel. Pues no. Lo mismo para cremas a las que llaman “Milagrosas” y no son más que una mezcla de aceites minerales, siliconas y quizás algún que otro extracto. Para eso me quedo con cremas de droguería!

      Me gusta

  3. Los puntos 4, 5 y 10 me parecen muy importantes. Cada vez leo más los ingredientes tanto en cosmética como en nutrición. Se pierde tiempo, pero se gana en salud. Y desde luego no me gasto un dineral en productos caros con ingredientes reguleros…. que es muy habitual. Gracias por toda la info tan práctica.Mil besos. Tere

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario Tere. La verdad es que no merece la pena gastarse £100 en una crema y ponernos ciegas a azúcar! Estamos intentando prevenir con la crema y cargándonos la piel con lo que comemos, no tiene mucho sentido la verdad!

      Me gusta

  4. como siempre, una muy buena entrada, y razonada!!!! el problema k yo veo al elegir una hidratante, por ejemplo, es que aunque leo los ingredientes, como no los conozco, no sé si será bueno o no…. Y te tienes k fíar de la señorita k te vende, k muchas veces tiene menos idea que tú misma… k vida ésta!!!

    Me gusta

    • Yo desde que me dijeron en el stand de Lancome que necesitaba una hidratante grasa (en mi piel grasa) porque sino se me secaría la piel, no escucho nada de lo que me dicen las dependientas. Si me interesa un producto miro los ingredientes online y los analizo en páginas web como http://www.cosmeticsinfo.org o busco estudios clinicos sobre ellos, y si me convencen, pues ya lo compro 🙂

      Me gusta

  5. Parece que algunos de los puntos los hubiese escrito yo jeje, muy bien argumentado. El nº 5 me ha costado muchísimo darme cuenta de que es así! Estoy de acuerdo en llevar una alimentación sana y protegerse del sol, aunque me fastidia especialmente ya que aun cumpliéndolo a rajatabla, en mi caso estoy en el grupo de las pieles sensiblesmixtasraras…grrr
    Espero que lleguen a este post las chicas(y chicos) que comiencen en el mundo de los cosméticos y cuidado de la piel, cuánto hubiera agradecido yo leer algo así hace años!!!!
    Un abrazo

    Me gusta

    • Lo sé, yo soy la primera que estaba convencida de que limpiarme a menudo y deshacerme de la grasa en cuanto apareciera era lo correcto, pero después de leer y leer y ver que todos los dermatologos coinciden en este punto, me aguanto las ganas de echar mano del jabón cada dos por tres 🙂

      Me gusta

  6. Me ha encantado la entrada. Por mi parte, evito usar productos para la piel que contengan siliconas, pero resulta que la mejor mascarilla que tengo las lleva y por eso no voy a dejar de utilizarla, porque en este caso me funciona bien. Si he notado cierta mejoría en este aspecto y quiero mantenerlo, pero no descarto una vuelta a la siliconas.

    Del resto más o menos pienso como tu, el cuidado de la piel y cabello tiene que ver en parte con los hábito que llevemos de alimentación, ejercicio, estilo de vida, y un producto por sí solo no va a obrar el milagro, por muy carísimo que sea.

    Muchos besos.

    Me gusta

    • Puede ser que las siliconas que utilizabas no fueran las adecuadas. Desconozco exactamente las que estaban en ese producto que comentas pero puede ser que no sean ciclosiliconas. De todas formas cada piel reacciona de una forma a diferentes ingredientes, quizás sí que eran ciclosiliconas y la reacción te venía de otro ingrediente? También puede ser…

      Me gusta

  7. Yo creo que tienes mucha razón!!! He llegado a conclusiones muy parecidas. En el único punto que no coincido es en el 5º. A mí me gusta ser constante en la rutina diaria, variar mucho los ingredientes puede también congestionar mucho la piel. Aunque sí intento que lo imprescindible se concentre en el menor número de productos posible. Al menos en mi caso, cuantas más capas de producto aplico más se me ensucian los poros. Y una cosa sin la que no podría pasar son los antioxidantes por la noche! Besitos xx

    Me gusta

    • Por supuesto! Pero limpiarse demasiado no es bueno, como he dicho. Puedes interferir con la producción de grasa de tu propia piel, que es necesaria tanto para mantener la piel hidratada como para protegerla de las toxinas y contaminación. Si nos quitamos toda la grasa, estamos perdidas 😉

      Me gusta

  8. Está muy bien todo lo que has dicho pero para mí el pensamiento más importante es NUNCA COMPRAR PRODUCTOS QUE ESTÉN TESTADOS EN ANIMALES en cualquiera de sus fases de producción. Creo que eso es lo más importante. Pero muy buena la entrada.

    Me gusta

    • Era lo que iba a escribir yo! Me gusta el blog, pero esta entrada ha resultado decepcionante por ese motivo.. si nos preocuparamos tan solo la decima parte por el testeo animal y su terrorifica realidad de lo que nos preocupamos por el estado de nuestro pelo, nuestros puntos negros y nuestro bolsillo, el mundo seria un lugar mucho mas agradable y justo.

      Me gusta

      • Me parece que utilizar la palabra “decepcionante” porque no me apetezca tocar un tema polémico está un poco fuera de lugar. Respeto tu opinión y creo que también hay que respetar que alguien quiera o no hablar sobre ciertas cosas. Gracias!

        Me gusta

  9. Enhorabuena por esta entrada! Es de las mejores que he leído en mucho tiempo y sobre todo, con información que se nota que está contrastada. Me ha gustado mucho.
    Un beso!

    Me gusta

  10. Muy interesante!! Acabo de llegar a tu blog, buscando cositas de cosmética japonesa, y me he encontrado con este post increíble! Yo estoy empezando en el mundo de la cosmética, y aun no tengo muy claro todo eso de las rutinas de cuidado diario, lo que debería echarme y lo que no, los ingredientes…así que voy a leer tu blog y los artículos que aportas detenidamente para aprender poquito a poco ^^. Gracias!!

    Me gusta

  11. 100% de acuerdo contigo!! me ha encantado esta entrada, lo explicas muy bien y bajo mi punto de vista creo que lo que deberiamos hacer y pensar todas/os. Acabo de encontrar tu blog y me ha encantado! Un saludo!

    Me gusta

  12. Me ha encantado leerte, ha sido un placer y estoy totalmente de acuerdo y….gracias por toda la información

    Me gusta

  13. Buenísima entrada, estoy muy de acuerdo con lo que dices, sobre todo con lo de menos es más, lo de comer bien, y lo de utilizar protección solar diariamente durante todo el año, creo que es importantísimo para tener una buena piel.
    Un saludo!

    Me gusta

  14. Hola!Acabo de descubrir tu blog y me encanta!Creo que me lo voy a leer entero en esta tarde!:) Haces unas entradas geniales!Un beso!

    Me gusta

  15. Un excelente post, y coincido en muchos puntos porque tengo piel atópica y he tenido que luchar con vendedores que pretendían que tu cara era tal o cual cosa. Además de investigar y experimentar mucho para poder llegar a una combinación que, a veces me funciona y a veces no, pero que me demuestra que la piel es un organismo vivo y como tal cambiante.
    Gracias por toda la información

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.