Selección de los mejores productos de cosmética japonesa Vol.8

Por fin otro post de cosmética japonesa! No he tenido mucho tiempo últimamente, entre viajes y trabajo he estado ocupadísima… por estas razones y por que no puedo seguir el ritmo de comprar productos tan a menudo, he decidido aminorar la marcha en cuanto a estos post se refiere. Se me están acumulando demasiadas cosas! Además, así me dará tiempo a ir tomando nota de vuestras sugerencias y a que me lleguen los productos. Ya tengo de camino uno de los productos que me “pidió” una lectora muy asidua.

A lo que íbamos. En esta ocasión, más que un cosmético en sí, se trata de toda una tradición japonesa. Como he dicho en Twitter, se trata de un producto algo “controvertido”, más que nada por su origen.

Selección cuerpo/rostro/cabello: Aceite de caballo de Son Bahyu.

En esta ocasión, el producto japonés del que voy a hablar (o escribir más bien) es el aceite de caballo de Son Bahyu. Es un producto que ha ganado muchísimos premios y es muy popular en Japón. Había leído mucho sobre este ingrediente y había visto productos que lo contenían, pero nunca me había planteado probarlo en una forma tan pura. Tampoco me sentía muy cómoda con el hecho de utilizar un aceite de origen animal, pero después de mucho leer e investigar, comprobé que de hecho no se mata a los caballos con el fin de obtener este producto, sino que es simplemente algo más que se “aprovecha” de este animal (ya sabéis que comer carne de caballo es algo típico en algunas culturas, incluso he visto carnicerías que venden esta carne en Barcelona). A pesar de todo, hice de tripas corazón y me puse a experimentar, ya que una chica japonesa que conozco me dijo que si hablaba sobre productos japoneses, no podía dejar pasar éste. Todo sea por serle fiel al título de estos posts.

Antes de nada, quiero recalcar que este producto ha sido tratado para adaptarse al uso humano, por lo que no os preocupéis, no es agresivo con la piel y mucho menos dañino.

En fin, explicaciones aparte: el aceite de caballo se introdujo en Japón durante la dinastía de Tang (618A.D. – 907A.D). Como he comentado se trata de grasa animal, básicamente, purificada hasta el límite y desodorizada. Parece ser que desde entonces, este producto es uno de los remedios “para todo” más antiguos de la cultura japonesa. De hecho, he comprobado que se encuentra en el Top 10 de muchísimos rankings de productos japoneses.

Volviendo al producto: Básicamente, se trata de grasa de caballo. Ya que su composición de ácidos grasos es muy similar a la del sebo humano, la capacidad de penetración que tiene en la piel es excepcional, y además, contiene una gran cantidad de ácidos linolénicos y grasas insaturadas.

Su consistencia es, como podéis ver, un punto medio entre una crema y un aceite. Es incoloro e inoloro (huele un poco a aceite pero una vez se aplica y penetra no deja ningún tipo de olor en la piel) y la verdad es que para ser un aceite tan puro, se absorbe con una rapidez relativa.

En Japón, este producto se considera como un “tratamiento natural”, debido a las propiedades hidratantes, curativas y antisépticas que tiene. Promueve el funcionamiento del metabolismo, la regeneración de las células y la circulación de los lípidos subcutáneos. También actua sobre las manchas y los signos de envejecimiento de la piel y al parecer previene la caída del pelo. Me han comentado que está muy recomendado para las embarazadas, ya que preserva la elasticidad de la piel y previene las estrías.

Ahora, después del rollo teórico, vamos con la práctica.

Según he leído, en Japón este producto se utiliza como hidratante corporal y facial (sí, facial), para tratar cicatrices y manchas, para las picaduras de mosquito, para quemaduras, rozaduras (nunca heridas), contusiones, dermatitis, para el pelo, para músculos cansados, para alergias de la piel… vamos, que viene a ser un remedio de lo más recurrente.

Este producto lo compré hará cosa de tres meses más o menos, y por suerte no he tenido demasiados problemas en la piel (o al menos todos los que he citado arriba), pero he podido comprobar varias cosas:

  • Es impresionante como hidrata la piel. Suelo tener problemas de muchísima sequedad en la parte baja de las piernas (la que va desde la rodilla al tobillo). Por algún motivo, en climas de mucho calor o mucho frío, se me desescaman de una forma horrible. Esta crema ha sido todo un descubrimiento. Me baja muchísimo la irritación y los picores que me salen, y cuestión de dos días, vuelvo a tener la piel como nueva y muy suave. Es el producto más eficaz que he encontrado para la piel seca (caso extremo).
  • También lo he utilizado en otras zonas sin problemas, y es impresionante la hidratación que aporta, nunca había probado nada igual.
  • Es buenísimo para las picaduras de mosquito. Hace que cicatricen más rápido y reduce muchísimo la sensación de picor, y me gusta más utilizar esto que productos con base de amoniaco (tipo After Bite).
  • Hidrata muchísimo el pelo, pero nunca me lo pondría para salir a la calle porque deja un aspecto muy aceitoso. Es más como un tratamiento que uso por las noches antes de lavarme el pelo por la mañana. El aspecto que proporciona al pelo, no sabría como explicarlo; es como si le diera un aspecto como de “más fuerte”.
  • Me ha reducido bastante las marcas que tenía en las piernas (típicas marcas que pueden quedar si se tienen pelos enquistados).
  • Va genial para hidratar las cutículas.
  • Algo que no me esperaba: aporta luminosidad a la piel.

De hecho, aquí abajo podéis ver el aspecto de la piel después de aplicar el producto. Comparad el aspecto de mi piel en esta foto con la última de arriba:

La verdad es que no tengo nada malo que decir de este producto, porque vale para todo. La única queja que tengo, es que tarda un rato en absorberse. No deja sensación grasienta, pero digamos que es como la Creme de Corps de Kiehl’s: hay que esperar un rato antes de vestirse hasta que desaparezca. De todas formas supongo que es algo lógico debido a su origen.

No lo he utilizado en el rostro porque me parece demasiado para mi piel (que tiende a grasa), pero me parece un remedio perfecto para aplicar en zonas faciales localizadas con problemas de sequedad. En serio, os ayudará mucho.

En conclusión, todo un descubrimiento, es un producto IMPRESIONANTE. Según mi amiga japonesa, es lo primero que su madre le recomendaría si le preguntara por algún remedio natural para problemas de la piel. Estoy encantada con todos los resultados que me ha dado.

Yo lo compré en la tienda japonesa de Chinatown, y desafotunadamente no he encontrado ninguna tienda online conocida que lo venda (ni siquiera Sasa.com ni Ebay). He encontrado una tienda que lo vende: Cooljapangoods.com, pero nunca la he utilizado asi que no puedo comentar en su servicio. Cuesta 13,52€ más gastos de envío.

Valoración: Dejando atrás prejuicios y aprensiones, un básico universal y probablemente uno de los secretos de belleza más antiguos de la cultura japonesa.

¿Os atrevéis?

Anuncios

19 comentarios

  1. al principio como que no apetece, pero viendo las cosas que hablas sobre el, me convences para probarlo si lo pillara.

    cuando leo estas reviews pienso de dónde lo sacas!
    éste ya sabemos que tu amiga tiene culpa!

    gracias por descubrirnos cosas!! 🙂

    Me gusta

    • Ya te digo que a mí me daba cosilla, soy bastante escrupulosa pero la verdad es que tener miedo de esto y no de los químicos que nos ponemos en la piel no tenía sentido! jeje

      Me gusta

  2. Desde luego te superas en cada post!
    Me encanta leer sobre estas cosas “raras” pero no creo que lo pruebe,no por que me de “cosa” (no soy nada escrupulosa) sino porque no tengo problemas de sequedad.
    A lo mejor va bien para hidratar la piel de los bolsos ;-P
    Me suena que una tienda de Londres(creo que está por Covent Garden) tiene una línea de productos basados en “algo” de los caballos… no sé,me suena haberlo leído en la guía de viaje,jaja!! (ah,puede llamarse Neals yards o algo parecido?)
    Bueno,estoy desvariando XDD!!
    muchísimas gracias por tus entradas japonesas (y por las otras también ,pero estas son especiales y únicas <3<3)

    Me gusta

    • Gracias! Pues para cualquier tipo de piel, si es cuero seguro que funciona! xD Neal’s Yard es una línea de productos pero son “naturales”, no de caballo! jajaja

      Me gusta

  3. Hoy en dia en la formulación de cosmeticos se usan cada vez más sustancias sintéticas primero por precio, despues por que son mas cosméticas, mejor textura, mejor adsorción, pasan por unos controles muy rigurosos de toxicidad y alergias.
    A mi personalmente no me da ninguna aprension, pero ahora tenemos unas bases para formular cremas para pieles muy secas estupendas.
    Te agradezco que nos des a conocer nuevos productos, siempre es interesante,

    Me gusta

  4. Me da un no sé qué, creo que no me atrevería. Pero sólo es hipocresía de mi parte, porque muchas cosas que nos comemos y usamos están relacionadas con la vida animal, como la deliciosa gelatina, sin embargo a veces es mejor hacerse de la vista gorda e ir por la vida de la mano de la bendita ignorancia.

    ¡Qué valiente eres!

    Me gusta

  5. Yo, a esto no me apunto. Me parece que hemos avanzado mucho, muchísimo en lo que a cosmética se refiere, la cosmética nicho o de culto por ejemplo! Es todo un mundo por descubrir, productos cada vez mas bio, mas afines con la piel y con un trabajo de investigación detrás realmente abrumador.

    …Pero esa es la grandeza de la diversidad, que cada una se ponga lo que quiera, que yo mientras tenga alternativas no recurriré al aceite de caballo (da hasta repelus decirlo).

    Me gusta

  6. Pues a mí también me da cosa pero… lo probaría seguro! Y aún más con lo que cuentas… Yo, la verdad es que no tengo problema de sequedad así que por ahora no voy a comprarlo, así me espero a algún viajecito que haga a Londres! La entrada, como siempre… genial!!! Como decían más arriba estas entradas son únicas! Un besito!

    Me gusta

  7. como siempre tan bien explicado y tan convincente que lo metería en el carro de la compra ipso facto!!!! 😛
    gràcies! (l’altre dia et vaig veure parlant català xl twitter.. això no ho sabia jo!!! :P)
    muuua!

    Me gusta

  8. interesantisimo post (*.*) puede que en un futuro la pruebe, pero por ahora tengo que acabar la crema de 8h de E.A, sin embargo te puedo decir que ha sido todo un descubrimiento para mi este aceitillo y que cada vez me sorprenden mas estos japoneses XD

    Me gusta

  9. Ays, espero pasarme por el Reino Unido en unos meses y me parece que me voy a volver loca con todos los productos que nos has descubierto. Me parece muy interesante y lo de que sea un aceite animal pues francamente no me da ningún reparo, si es que casi todo lo que consumimos tiene ese origen, lo raro sería que fuese de otra forma!

    Gracias por compartir estas cosas tan interesantes, espero tus entradas como agua de Mayo!

    Me gusta

  10. Guapa a ver si te voy a tener que pedir un bote xD….. a ver me da cosilla, peeeeeeeeeeero mi peque tiene dermatitis atópica y ya he probado de todoooooooooooooo, ahora va mucho mejor…. pero tú imaginate que la solución esté en ese producto. Y bueno, a mi después del embarazo me han quedado estrías… y ni trofolastin, ni isdin, ni Roc, ni Rosa mosqueta, ni aceite de argán ni leches jajajaja ahora las llevo más disimuladas jajajajaja claro después de tanto potingue…. xD Besitos guapa. Me encanta leerte en cuanto saco ratitos libres.

    Me gusta

  11. Hola! que interesante, me lo apunto en la lista para el invierno. Tiene pinta de ser un todoterreno como la 8horas de E.Arden.

    Podrías decirnos cual es esa tienda de Chinatown? Muchas gracias, un abrazo

    Me gusta

  12. Te acabo de descubrir por esponjita y estoy alucinando de conocer todo esto. Cuenta con una nueva lectora y amante de las culturas orientales. Bsote. Tere

    Me gusta

  13. Hola
    Podrías decirnos en que tienda de Chinatown y a que precio conseguistes este aceite?

    Gracias

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.