Designer & High Street: Yes, thank you

Cada vez (por suerte) es más común ver colecciones que surgen de la fusión entre diseñadores y marcas de la high street. Es una de esas cosas para las que siempre ahorro, intento enterarme lo antes posible para que no me pille por sopresa a final de mes. Y es que, quién es capaz de hacerle ascos a un abrigo de Victor & Rolf a precio (o poco más caro) de H&M… yo no. Es una de las cosas que más ansio en cuanto a ropa se refiere.

Me parece una iniciativa muy interesante, ya que no sólo da la oportunidad a gente de poder nivel adquisitivo “normal” a tener piezas únicas y muy trabajadas, sino que además actúa como publicidad para la marca de diseño. Se trata, desde mi punto de vista, más bien de economizar la ropa de diseño, más que de “glamourizar” las marcas más asequibles, lo cual a mí, me parece un plan perfecto.

Las colecciones que hasta ahora más me han gustado han sido en su mayoría las de H&M. La verdad es que la colaboración del año pasado con Jimmy Choo, a mi parecer, dejó bastante que desear, pero la de Sonia Ryquiel me encantó. A pesar de que había prendas de aspecto muy barato y un poco “mercadillero” para mi gusto, pude encontrar (aunque a la hora que fui ya estaban agotadas algunas prendas) alguna que otra cosa que realmente merecía la pena, como el vestido de punto de rayas de colores con tirantes cruzados en el pecho.

Otra colección que me encantó fue la de New Look y Giles Deacon hace tres años. Aún recuerdo que salí de la oficina en la que entonces trabajaba, en mi hora del almuerzo, para ir hasta el centro y conseguir ese vestido rosa de seda de corte sesentero. Sería la una y media cuando llegué a la tienda de Marble Arch, y a esa hora ya no quedaban muchas cosas, pero por suerte, en el riel de la ropa que la gente deja al salir del probador, encontré el vestido en mi talla. El último. Momento glorioso donde los haya.

Destacaría, de entre las colecciones que se pueden adquirir en este momento, la enésima de Giles Deacon con New Look y la de Debenhams con Matthew Williamson. Colecciones pasadas incluyen a: Jimmy Choo, Stella MacCartney, Roberto Cavalli, Sonya Rykiel y Victor & Rolf para H&M, Christopher Kane, Richard Nicoll y Emma Cook para Topshop y un largo etcétera.

Este año y el siguiente, podremos ver colaboraciones de Lanvin para H&M, Jonathan Saunders, Preen y Henry Holland (love) para Debenhams o Valentino para Gap.

Como he dicho, lo bueno de estas colecciones es el poder adquirir prendas de alto calibre a precios asequibles, y lo malo, que a veces es necesario estar en la puerta de la tienda incluso horas antes de que abran para poder conseguir lo que se quiere. Yo nunca he sido partidaria de las esperas, pero si puedo “ahorrarme” cientos de libras en dos o tres horas… allá voy.

Así que si queréis haceros con alguna prenda de alguna de las colaboraciones futuras, tres consejos: 1) Decidid lo que queréis con antelación, se pierde mucho tiempo dando vueltas por la tienda. 2) A quien madruga (y espera)… y 3) No subestiméis la agresividad y decisión de vuestras semejantes en la tienda. Suerte en vuestra “caza y captura”.

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Qué buen post!
    Estoy impaciente por ver la colección de Alber Elbaz! Hasta me estoy planteando hacer cola, cosa q no soporto.

    Suerte en los próximos “safaris”.

    Me gusta

  2. Pues nunca me motivó demasiado lo de H&M, quizá porque aún siendo su precio más bajo que el original, seguía siendo bastante para mí; y a Salamanca nunca llegaron colecciones buenas…sólo algo de Matthew Williamson, Sonia Rykiel…pero vamos, poca cosina.

    Un besote!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.