Vivienne Westwood Shoes: 1973-2010

Por fin me decidí a madrugar e ir a la exposición sobre los zapatos de Vivienne Westwood que estará en Selfridges hasta el 22 de septiembre (piso de abajo). La verdad es que admiro tanto a esta mujer, no sólo por sus diseños, sino también por su individualidad y originalidad, a pesar de estar rondando los 70 años. De mayor quiero ser como tú, Vivienne.

Vivienne Westwood nació en 1941 en Inglaterra, y se le conoce principalmente por haber introducido la moda punk en las tendencias, aunque también por su activismo político. Es definitivamente una de mis cinco diseñadoras favoritas, sobre todo por la mezcla de materiales, los cortes surrealistas y los estampados clásicos que utiliza en sus prendas. Sus zapatos también son fácilmente reconocibles: materiales originales, adornos kitsch y formas imposibles. Pero lo que más me llama la atención de esta “dame”, es esa porte de “me importa bien poco lo que la gente piense de mí y de mi trabajo”. Y siempre recordaré una frase suya que leí: “Me gustaría decirle a la gente joven que no se compre ni mis zapatos ni mi ropa, ¡son demasiado caros! Seguro que encuentran muchas otras mejores cosas en las que gastar su dinero”. Y lo mejor de todo es que no lo dijo de forma irónica. Ídola.

Tengo que decir que la exposición es impresionante, se encuentra en una sala negra y oscura donde las paredes están adornadas por retratos de ella misma y de algunas modelos vistiendo sus prendas, y la famosa fotografía del tropezón de Naomi Campbell gracias a los altísimos tacones de los zapatos que llevaba para desfilar. Todos los zapatos pertenecen a las colecciones que van desde 1973 hasta este mismo año, y se encuentran en unas cuantas cristaleras  (seis en total, creo recordar) bastante largas, y en una pantalla se pueden ver (y también escuchar la música) los desfiles de la siguiente temporada. Os dejo algunas de las fotografías de la exposición:

Quizás lo que más admiro de esta mujer es su estilo tan personal y único, y sobre todo, que siempre se ha atrevido a ser diferente. Por no hablar de su evidente talento y buen gusto en lo que hace. ¿Que pocas personas se pondrían un zapato con alas? Bien, eso seguro, pero en este mundo las personas que marcan la diferencia son esas, no las que se funden con el resto de los mortales.

Anuncios

Un comentario

Los comentarios están cerrados.