New York

Diana_Vreeland_05

El video de los viernes: Diana Vreeland

Hacía mucho que no compartía un “video de los viernes” y me apetecía volver a ello con uno de mis documentales favoritos: Diana Vreeland: The Eye Has To Travel es un documental sobre (probablemente) la editora y columnista de moda más famosa de la historia. Trabajó para Harpers Bazaar y Vogue (1936-1971) y también para el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Fue básicamente la propulsora de nombres como Twiggy, Angelica Houston, Barbra Streisand… como se dice en el documental, tenía “la visión”, la cualidad de darles a las personas lo que todavía no sabían que querían.  Esta mujer es uno de mis iconos/referentes/ídolos del mundo de la moda, por cómo la entendía, cómo la vivía, y por cómo revolucinó el mundo de las publicaciones de moda. Os recomiendo que veáis el documental completo, porque es muy inspirador, pero de momento os dejo con el trailer. Feliz viernes!

 

It’s been a while since I shared a “Friday video” and I wanted to come back to this with one of my favourite documentaries ever: Diana Vreeland: The Eye Has to Travel is a documentary about (most likely) the most famous fashion columnist and editor in history. She worked for Harpers Bazaar and Vogue (1936-1971) and also for the Metropolitan Museum of Art in New York. She was basically the one to push the careers of names such as Twiggy, Angelica Houston or Barbra Streisand, amongst many others. As it’s said in the documentary, she had “the vision”, the gift of being able to give people what they didn’t know they wanted yet. She is definitely one of my icons/idols and someone I look up to; the way she saw and understood fashion, how she lived in it. I really recommend the full documentary, but for now I’ll leave you with a taster to enjoy. Happy Friday!

“There is only one really good life and that’s the life you know you want and you make it yourself”

- DIANA VREELAND

 

About these ads
NYC2

Viaje y compras en New York

Cómo pasa el tiempo y qué lejos queda New York, a pesar de que hace poco más de dos semanas aún estaba allí… la verdad es que me he enamorado totalmente de la ciudad y ha entrado directamente al top 4 de mis ciudades favoritas del mundo. Por eso, me he prometido a mí misma que a partir de ahora será un viaje anual, sea como sea. Y si vuelve a ser con mi hermano londinense, mejor que mejor. Que hablando de Mr. MM, el pobre se ha ganado el cielo conmigo después de las sesiones exhaustivas de compras que nos pegamos en New York. Nunca había ido de compras con una persona tan como yo: no se cansa nunca. Y aún con los pies en carne viva, después de perdernos en la zona más “chunga” de Brooklyn, es la única persona que conozco que es capaz de decir: “da igual, andamos un poco más y ya estamos en la tienda, aguantemos el dolor”. Bless.

Antes de ir me hice una lista surrealistamente larga de sitios (ejem, tiendas) a los que quería ir y la verdad es que creo que llegamos a ir al 90% de ellos. Digamos que habiendo estado allí una vez antes, lo único turístico que quisimos ver fue la Estatua de la Libertad y lo que nos pillara de camino a las tiendas. Asi que esta vez voy a recomendar un poco de todo de cada tipo de lugar.

Hotel

The Marcel at Gramercy

Nosotros nos quedamos en el hotel The Marcel at Gramercy (podéis ver su web aquí), que está en la 201E con la 24. Nos resultó súper cómodo para todo porque prácticamente podíamos ir andando a todas partes, la zona era muy bonita y tenía muy cerca el metro y sitios como Union Square, Flatiron, Madison Avenue, Gramercy Park… el servicio del hotel también muy bien y la decoración me gustó mucho, bastante modernilla. Muy recomendable para ir tanto con amigos como con pareja. Nosotros estuvimos en la planta número 9, y aunque nuestra habitación tenía vistas al edificio de al lado, pudimos vivir en nuestras propias carnes un momento muy Friends: os acordáis de Ugly Naked Guy? Pues eso. Aunque en nuestro caso no teníamos ningún artilugio suficientemente largo como para pincharle y comprobar si estaba vivo, o viva, en este caso. No estamos seguros.

Restaurantes

PAPAYA KING

Este es un sitio que por fuera (y por dentro) parece MUY cutre, y más que abrirte el apetito te da ganas de salir corriendo, pero tengo que confesar que sus perritos calientes fueron nuestra perdición. Por $4 nos tomamos cada uno un perrito con todos sus condimentos (incluyendo esa especie de col que le ponen por encima) y un híbrido de zumo/batido/granizado de mango riquísimo. Ideal para un grab-and-go cuando se tiene prisa (es lo más antiglamuroso del mundo, aviso). Por cierto, mi amigo me comentó que de hecho este sitio sale en una película de Jennifer López, quién lo diría. Podéis ver su web (igual de apetitosa que sus locales) aquí.

J.G Melon

Este sitio me lo recomendó una lectora y la verdad es que me encantó! Tiene una pinta muy americana desde fuera, y por dentro, haciendo gala a su nombre, está decorado con un montón de cuadros y adornos de sandías. Las hamburguesas que nos tomamos estaban buenísimas (la carne era perfecta y realmente saben lo que es un medium rare!) y además el hombrecillo que lo regenta es súper agradable. El ambiente muy americano y relajado. Ideal para una cena informal, nos costó sobre los $17 dólares incluyendo la bebida. No he encontrado su web pero podéis ver la dirección aquí.

PRANNA

A este restaurante me invitó Mr. MM a cenar el día de mi cumpleaños. Es un restaurante de comida moderna asiática (del sureste asiático por lo que parece) con una decoración bastante elegante y un ambiente bastante íntimo (en la zona del restaurante). Para picar nos trajeron pan naan recién hecho con unas salsas (buenísimo todo), y para comer yo me pedí el filete de ternera a la parrilla con setas shiitake, espárragos y arroz de jazmín, y Mr. MM se pidió las gambas con glaseado de chili, salsa de chili, setas y arroz de jazmín. El mío estaba buenísimo, y aunque les pedí que se cortaran las manos al echar el chili, estaba bastante picante. El plato de mi amigo parece ser que era el más picante de todo el menú y no es apto en absoluto para los sensibles al picante (en serio, mi amigo es muy fan del picante y aún así sufrió). De postre nos pedimos la tarta de queso-soufflé de mango que estaba de muerte, totalmente recomendable! En total la cena costó más de $100 incluyendo bebida. Muy recomendable para cenas más serias con amigos u ocasiones especiales. Podéis ver su web aquí.

LITTLE ITALY

Esto más que un restaurante es una zona de New York. Situada no muy lejos de Chinatown, es el lugar perfecto para tomarse unos espaguetis con albóndigas o unos canoli. Las calles están LLENAS de restaurantes italianos, y sus camareros se acercan a ofrecerles sus menús a los que pasean por las calles (al más puro estilo Brick Lane en Londres). Nosotros cenamos en uno random, pero seguro que cualquiera es recomendable! Toda la decoración es preciosa, con las típicas mesas con mantelitos rojos de cuadros y velas, muchas flores… me encantó la zona y recomiendo que la visitéis para cenar cualquier día, sobre todo si vais en verano porque se come muy agusto en la terraza. Ambiente muy “callejero” y gente de todo tipo. Podéis ver su ubicación aquí.

De Compras

Beacon’s Closet

La verdad es que me desilusioné bastante con las tiendas de segunda mano de Nueva York. Esperaba bastante de ellas y al final, o eran demasiado caras (quién paga $400 por unos Jimmy Choos de segunda mano?) o era muy de high street (cosas de Zara, H&M, etc). Sin embargo me quedé prendada de la tienda de Beacon’s Closet de Brooklyn. Después de perdernos por lo que podríamos llamar el Bronx de Brooklyn, llegamos a una tienda ENORME, con muchísima variedad de zapatos y ropa, de todo tipo: vintage, de temporadas pasadas, actuales, de high street, de diseñador… toda una cueva de Aladdin llena de tesoros por encontrar. Eso sí, no es apta para personas sin paciencia porque es básicamente como buscar una aguja en un pajar… solo me compré un par de cosillas aquí, pero supongo que es ir y tener suerte! Podéis ver su web aquí.

Nordstrom Rack

Situado cerca de la parada de Union Square, es una especie de Nordstrom pero con cosas totalmente aleatorias de temporadas anteriores rebajadas (aunque tampoco tanto, había algunas cosas solo a un 10-20%, que es poco para un sitio de este tipo). Se pueden encontrar muchas de las marcas de Nordstrom, como J Brand, Tory Burch, Halston Heritage, Stuart Weitzman, Urban Decay, O.P.I, Betsey Johnson, Juicy Couture… es una especie de batiburrillo más o menos organizado. Me compré sólo un par de cosas de ropa, entre ellas un sombrero (veis? totalmente random) y alguna que otra cosa de belleza. A pesar de que me probé media tienda, acabé cargando con poco dentro de lo que cabe pero Mr. MM triunfó totalmente en este sitio. Podéis ver su web aquí.

Century 21

Este es una especie de outlet que tiene marcas de lo más variadas: desde gafas de sol de Guess y DVF, hasta bolsos de Marc Jacobs, Fiorelli, DKNY, ropa interior de Calvin Klein y Michael Kors… estos outlets me gustaron más que nada para los complementos, porque la ropa que tenían, a pesar de ser de buenas marcas (por ejemplo, Tory Burch) era un poco limitada (muchos tops y vestidos básicos). También tienen una selección bastante amplia de zapatos, de mil marcas (si sois fans de la marca Guess este es vuestro paraíso). También tienen una buena sección de cosméticos con marcas como Chanel o Clinique, aunque muchas de las cosas no llevaban descuento. Eso sí, tenían un montón de sets de perfumes a muy buen precio. Tampoco lo recomiendo a gente sin paciencia porque es una locura! Hay unos pocos en Manhattan y uno en Brooklyn. Podéis ver su web aquí.

Bergdorf Goodman

Sin duda mi department store favorito con diferencia! Fuimos a Saks, Nordstrom, Barneys, Bloomingdales, Macy’s… y me quedo mil veces con Bergdorf Goodman. Su selección de cosmética y de ropa es como poco exquisita. En cosmética se pueden encontrar marcas como Trish McEvoy, Kevyn Aucoin, y sobre todo una marca que tenía muchísimas ganas de ver en directo: Le Metier De Beaute. A pesar de que el dependiente no me pareció simpático en absoluto (tenía más interés por terminar su turno que de servirme) el stand me pareció una tienda de chucherías. Y lo mejor de todo, para mi gusto: la sección de zapatos. En una de las plantas superiores tienen lo más parecido a EL PARAÍSO que he visto en mucho tiempo: filas y filas, y estanterías y estanterías de Jimmy Choo, Miu Miu, Donna Karan, Gucci, Dior, Versace, Manolo Blahnik, Prada, Louboutin, Charlotte Olympia, Chanel, Tory Burch, Brian Atwood, Oscar de la Renta, Stella McCartney… Dios mío, creo que fue lo más parecido al síndrome de Stendhal que he vivido en mi vida. Y si a todo esto le sumamos que tenían una alfombra beige por todo el salón de zapatos… mi amigo se partía de risa cuando me veía dar vueltas por todo el departamento, descalza, con la cara de una niña la mañana de Navidad, probándome todo lo que pillaba. Según él, la situación era algo así:

Me habría quedado a vivir allí. Este sitio es más apto para todo el mundo, a pesar de que eran las rebajas (por suerte, y eso que no lo sabíamos cuando reservamos el viaje!) no era tampoco ninguna locura y te podías probar lo que quisieras tranquilamente. Además, había unos sillones muy cómodos, perfectos para los novios/amigos cansados y aburridos de comprar. Visita obligatoria para cualquier amante de la buena cosmética y los buenos zapatos. Podéis ver su web aquí.

Y como siempre se suele decir que una imagen vale más que mil palabras (tenía que marcarme el cliché de turno), aquí tenéis otros lugares que vimos en Nueva York (al menos para darle un respiro a la tarjeta):

Y ya sin más dilación, paso a algo que me habéis pedido insistentemente: las compras! La verdad es que dentro de lo que cabe creo que fui bastante comedida, sobre todo con el maquillaje, porque le prometí al sueco que no volvería con una perfumería entera en la maleta, y también porque le pedí a Mr. MM, literalmente, que “no me dejara comprar ni un solo cosmético más”. Asi que esto fue lo que me traje:

  • Blush Kaleidoscope de Le Metier de Beaute
  • Hourglass Mineral Veil Primer (de repuesto, sale más barato allí)
  • Colorete de Tarte
  • Bronzer de Becca
  • Labial de Cover Girl
  • Gloss de Chanel (por fin, Calypso)
  • Máscara Lash Blast de Covergirl
  • Bálsamo labial de Vainilla de Kiehl’s
  • Sombra en polvo de Kevyn Aucoin
  • Labial de Edward Bess
  • Rizador de pestañas de Tarte (con muestra de la máscara)
  • Base de maquillaje Clear Complexion de Almay (increíble)
  • Bálsamo de labios en tarro de Kiehl’s

Y en la foto faltan una crema de manos de EOS, un desmaquillante de ojos de Neutrogena y un esmalte de O.P.I (en honor a MissWasabi, Are We There Yet?) que andan por casa o por algún bolso y se me olvidó ponerlos en la foto. En fin, creo que tampoco han llegado a ser daños colaterales…

En cuanto a compras de ropa, se me fue un poco más la mano… me vine con dos pares de gafas y una chaqueta de Marc Jacobs, una cartera, una falda y un vestido de Michael Kors, unos zapatos de Stuart Weitzman, unos pantalones Levi’s…

Y por último, pero ni mucho menos por ello menos importante… una de las grandes misiones del viaje, que era otra. Desde que Mr. MM y yo empezamos a hablar sobre ir a New York, siempre le dije que había una cosa sin la que no podía volver de allí. Una espinita que tenía clavada desde la última vez que fui a NY, algo que necesitaba para ponerle la guinda al viaje y recordarlo toda la vida, como el año en el que celebré mi cumpleaños en New York y…

… me compré mi primer par de Manolos. Sí! Por fin! Son sin duda uno de los tesoros más preciados de mi zapatero: unos zapatos verde esmeralda de Manolo Blahnik. Son de satén y se atan en el tobillo con una tira muy fina, y de todos los que me probé eran de hecho los más cómodos! Estoy deseando ponérmelos con algo oscuro para que destaque (aún más, si cabe) el color esmeralda tan llamativo que tienen.

Y como se suele decir, esto es todo por hoy. Me quedan muchos sitios en en tintero pero si duda, de todos los sitios a los que fuimos, creo que estos son los que más os pueden interesar y donde podéis encontrar más cosas, tanto de maquillaje como de ropa, complementos, sitios para comer, etc. Si queréis que os recomiende más sitios (el post sería eterno sino, y me ha costado dos semanas sacar tiempo para escribir este!) podéis enviarme un email a londoninmystyle (arroba) gmail.com.

Por cierto, como pequeña anécdota os contaré que probablemente hayamos salido en alguna revista de celebrities americana, porque nos vimos atrapados entre dos personas famosas y cinco paparazzis (a pie y en bicicleta) tuvieron que sacarnos en las fotos por narices. Creo que nunca se me ha hecho tan larga la espera a que el semáforo dé paso a los peatones…

Bueno, lo dicho: qué os parecen las compras? Podría haber sido (mucho) peor… no?

Un abrazo,

LIMS

HOTELVIEWS

New York, New York!

Hay veces en la vida en las que hay que dejarse llevar por el momento y no pensarse las cosas dos veces. En mi caso, ese momento fue hace poco más de un mes y medio, en el que así como si nada le sugerí a mi hermano londinense (mi otro yo, en masculino) irnos a pasar mi cumpleaños a New York. Creo que le costó dos milésimas de segundo decirme que sí.

Ya tenemos todo reservado (vamos aun hotel-boutique precioso en el centro, desde el que vemos el edificio Chrysler) y la verdad es que aún no me lo creo, porque llevábamos unos 5 años diciendo que íbamos a ir (la última vez que estuvimos allí fue por trabajo y la verdad es que vimos muy poco aparte de las oficinas y la sala de conferencias del hotel) pero nunca lo acabábamos de finiquitar por una razón u otra.

Vistas desde nuestro hotel

Este viaje va a ser única y exclusivamente por placer y creo que teniendo en cuenta el objetivo del viaje (un poco de turismo, algún que otro tour, y sobre todo, fiesta y COMPRAS) creo que no podía haber otra persona mejor con la que ir. Como comprenderéis, el sueco no duraría ni cinco minutos en Bloomingdales y ni siquiera dos en el tour de zapaterías míticas que hemos pensado hacer.

He encontrado unos cuantos blogs con guías sobre lugares muy interesantes y originales a los que ir en New York (digamos que tanto mi amigo como yo no somos de ir a los típicos sitios turísticos, sí, somos así) y tengo ya una lista eterna de tiendas que quiero visitar. Y por supuesto, lo contaré todo por aquí!

En fin, hoy hace un día precioso en Londres, y en unos pocos meses me voy con mi mejor amigo a pasar mi cumpleaños a New York. Qué más se puede pedir?

Si tenéis alguna sugerencia de sitios que merezca la pena visitar, por favor no dudéis en comentarlo!

xx

LIMS

Ralph Lauren: The Ultimate 4D Experience

Con motivo de la celebración de 10 años de innovación digital, Ralph Lauren llevó a cabo una proyección impresionante en 4 dimensiones en el edificio de su punto de venta principal, en 888 Madison Avenue (Nueva York). Este espectáculo es una fusión entre arte, moda y tecnología, digno de ver y, tal y como comentan en su página oficial, una experiencia inolvidable para los cinco sentidos.

Preparemos las palomitas.