Cleanse Off Oil

Rutina de limpieza y cuidado facial

El secreto de una buena piel reside en muchos factores, como por ejemplo, la genética. En este sentido, lo único que hace falta es suerte, pero igualmente podemos llevar a cabo algunos “rituales” para cuidarla y mantener su buen aspecto.

Según los dermatólogos, “huir del sol” es el mejor tratamiento antiarrugas que existe. Los rayos solares son causantes del envejecimiento prematuro de la piel, y usar protección solar muy alta en el rostro y evitar la exposición prolongada son la mejor garantía para una piel bonita y sana.

Otro factor importante es la limpieza de la piel. Es muy importante desmaquillarse por completo (las toallitas desmaquillantes quedan totalmente descartadas para esta tarea ya que solo retiran una parte superficial del maquillaje) y aplicarse el maquillaje siempre sobre una piel limpia.

Partiendo de esta base, solo nos queda encontrar productos apropiados para nuestra piel, que se adapten a nuestras necesidades y por supuesto, también a nuestro bolsillo. Hay productos buenos y malos en todas las gamas de precio, y el truco está en encontrar las gemas de cada rango. Después de probar una infinidad de productos, creo que por fin he encontrado la rutina y los aliados perfectos para mí.

1. Desmaquillante (aplicado cada noche para retirar el maquillaje)

Tal y como expliqué en el último post sobre aceites desmaquillantes, utilizo el Cleanse Off Oil de MAC. Se aplica directamente sobre el rostro maquillado, se emulsiona con un poco de agua (creando una especie de suero blanquecino) y finalmente se aclara. Es un desmaquillante muy potente y arrastra todo tipo de maquillaje, incluso waterproof. Para más detalles, pinchar aquí.

2. Limpiador (aplicado por las noches después del Cleanse Off Oil y por las mañanas – tanto si se va a aplicar maquillaje como si no)

Mi más preciado aliado es el jabón líquido Purity de Philosophy (anteriormente podía adquirirse en HQHAIR pero en este momento no está disponible). La descripción del producto es “limpiador de un solo paso”, por lo que promete deshacerse de cualquier suciedad o restos de maquillaje que queden en el rostro. En principio este jabón se puede utilizar solo (es decir, sin utilizar desmaquillante antes), pero personalmente prefiero utilizarlo combinado con el aceite. Se aplica sobre el rostro ya humedecido y en movimientos circulares, y según las instrucciones del producto, durante 60 segundos. Después se aclara con agua fría o templada. El resultado es una piel muy fresca, una sensación de limpio increíble que nunca había conseguido con otros productos, y además, deja un olor muy agradable en la piel (me recuerda a batido de limón).

3. Exfoliante (aplicado dos o tres veces a la semana)

Después de probar todos los exfoliantes habidos y por haber (incluso de gamas altas), mi bolsillo tuvo la suerte de encontrarse con este: Clean & Clear Daily Scrub. Está formulado para utilizarse todos los días, aunque a mí me parece excesivo, por lo que lo uso únicamente un par de veces por semana. Es una crema ligera de color blanco y contiene partículas (totalmente redondas) azules y se aplica sobre la piel humedecida (y limpia) en movimientos suaves circulares. Deja la piel muy suave y acaba con las pieles muertas y puntos negros del rostro. La verdad es que por menos de £3 me parece un producto excepcional y que seguiré utilizando a no ser que alguna otra marca me sorprenda.

4. Crema hidratante de día (aplicada cada mañana después del limpiador)

Ahora mismo estoy utilizando la crema HydraQuench de Clarins (la específica para pieles mixtas o grasas), que tiene una protección solar de factor 15 y contiene ácido hialurónico, vitamina E, complejo E3P (que proteje contra la contaminación, importantísimo en Londres…) y otros componentes que estimulan la microcirculación y previenen la deshidratación. Mantiene la piel muy bien hidratada y al ser bastante ligera es perfecta para pieles grasas como la mía.

5. Crema hidratante de noche (aplicada dos o tres veces por semana antes de dormir)

En estos momentos estoy utilizando la crema reparadora de noche de Bobbi Brown. La verdad es que estoy bastante contenta con ella, pero tengo que decir que si la utilizo todas las noches mi piel acaba por saturarse y engrasarse un poco, por lo que intento limitar su uso. Contiene aceite de almendras dulces y extracto de cardo de María (peculiar donde los haya). Algo que tengo que recalcar es que su olor es impresionante, es muy difícil de explicar pero es especialmente agradable, es lo primero que me llamó la atención de esta crema. En general, los resultados son buenos (piel hidratada y luminosa por la mañana), pero en mi caso, utilizándola con moderación.

6. Serum (aplicado de vez en cuando, mañana o noche, antes de la crema hidratante)

Serum Génifique de Lacôme. Hacen falta solo dos o tres gotas de producto para todo el rostro. Lo utilizo de vez en cuando (quizás una o dos veces por semana) ya que es bastante potente. Se supone que es un “activador de juventud” de la piel, aunque yo no he notado nada extraordinario en este sentido desde que empecé a utilizarlo hace ya varios meses. Lo que sí hace es dejar la piel muy suave, y al menos en mi caso, por la mañana puedo ver que mi piel está más luminosa y mis poros menos visibles, y me atrevería a decir que el tono de mi piel se ve bastante más unificado cuando lo utilizo. No es un producto milagroso pero sí bueno. Se debe utilizar antes de la crema hidratante y después de limpiar la piel (los productos siempre se deben utilizar en el mismo orden: del más ligero al más rico).

7. Primer con protección solar (aplicado antes del maquillaje y después de la crema hidratante en verano)

En invierno me parece suficiente utilzar una crema hidratante con factor solar 15 (sobre todo en Londres donde el sol rara vez asoma en invierno), pero en verano suelo recurrir a un primer con SPF 50 para proteger la piel aún más. El que utilizo es el Prep +Prime Face Protect SPF 50 de MAC. No es que mi piel sea excesivamente sensible al sol (de hecho rara vez me quemo y me bronceo con bastante facilidad), pero visto lo visto y dados los consejos de los expertos, prefiero prevenir que curar. Este primer hace genial su tarea, ya que además de proteger, prepara la piel para el maquillaje y lo sella para que dure más tiempo. Estoy contenta con él pero tengo que decir que el envase me parece excesivamente incómodo, ya que es bastante duro y cada vez que lo presiono acabo con demasiado producto en la mano. Contiene siliconas, por lo que puede que en un futuro me plantee utilizar otro que no las lleve.

8. Agua Termal (aplicada en cualquier momento)

Hace poco descubrí las propiedades de las aguas termales, y después de leer buenísimas reviews sobre ella, me decidí por el agua termal de Avene. Tiene propiedades calmantes y su única composición es obviamente el agua termal.  La utilizo por las mañanas después de limpiar el rostro (viene en spray) y esporádicamente cuando noto mi piel especialmente sensible. Deja una sensación muy fresca y recomfortante y reduce visiblemente las rojeces. Está recomendada para pieles sensibles, atópicas y fotoalérgicas y para quemaduras solares e irritaciones. La verdad es que cuando descubrí este producto me sentí un tanto excéptica, ya que no deja de ser simple agua, pero algo en su composición la hace ser muy efectiva en la piel y la verdad es que no tiene ni punto de comparación con el agua corriente.

About these ads

MAC Cleanse Off Oil vs Shu Uemura High Performance Cleansing Oil

Una vez descubrí que desmaquillarse con toallitas es tan grave como limpiar los platos con un trapo, me decanté por los aceites desmaquillantes para esta parte de la rutina de cuidado facial que es tan importante. Para mi desgracia, la variedad de productos en el mercado es tan amplia que me llevó bastante tiempo decidirme, aunque después de leer muchas opiniones y reviews, minimicé la lista a dos aceites: Cleanse Off Oil de MAC y High Performance Cleansing Oil de Shu Uemura. Ambos son aceites desmaquillantes y prometen deshacerse de cualquier tipo de maquillaje que se lleve en el rostro (inlcuidos productos waterproof). En estos últimos dos meses he tenido la oportunidad de probar ambos productos y estas son las breves conclusiones (u opiniones) que he sacado.

MAC Cleanse Off Oil

  • Es muy potente y es cierto que “derrite” cualquier tipo de maquillaje.
  • Tiene un olor muy agradable (una especie de cítrico avainillado, al menos así lo percibo yo) y bastante intenso.
  • Es muy fácil de aplicar ya que a pesar de ser un aceite no se “derrama” rápidamente por las manos.
  • Es muy fácil de retirar una vez se emulsiona con agua, con dos o tres aclarados todos los restos desaparecen.
  • La sensación que deja en la piel es muy “fresca”.
  • El precio es bastante económico (£16 por 150 ml ), teniendo en cuenta lo poco que hace falta para cada aplicación.

Shu Uemura High Performance Cleansing Oil

  • Es muy potente (tanto como el Cleanse Off Oil).
  • Tiene un olor agradable y muy suave, yo percibo notas afrutadas.
  • Es fácil de aplicar pero me resulta bastante líquido y se derrama fácilmente por las manos, así que hay que aplicarlo con bastante rapidez.
  • Una vez se emulsiona con agua, se crea una “pasta” bastante espesa, que al menos a mí me cuesta mucho retirar con el agua y me tengo que ayudar de una toalla o muslim cloth (y esto antes de volver a humedecer la piel para aplicar el jabón limpiador).
  • La sensación que deja en mi piel es fresca y suave pero me la sensibiliza bastante.
  • El precio es bastante elevado (£27 por 150 ml).

Desde mi punto de vista ambos son unos aceites excepcionales, pero al menos con mi tipo de piel (con tendencia grasa y muy sensible) MAC Cleanse Off Oil funciona mucho mejor. Desconozco los motivos por los que uno de los aceites es más agresivo que el otro con mi piel (obviamente tiene que ver con los ingredientes pero no sé cuáles), pero habiendo probado ambos aceites me quedó bastante claro que el de Shu Uemura me sensibilizaba bastante. En cuanto al olor, ambos tienen olores diferentes pero muy agradables, por lo que este factor no me hizo decantarme por ninguno, pero la dificultad a la hora de retirar el de Shu Uemura me pareció algo bastante molesto (incluso aplicando poca cantidad el resultado era el mismo). La facilidad de aplicación (es decir, la liquidez del producto) es realmente una diferencia muy ligera, y en cuanto al precio, una diferencia de £10.50 me parece bastante grande, por lo que incluso si ambos aceites me hubieran dado los mismos resultados, me habría decidido por el de MAC.

Puede que en otros tipos de pieles los resultados sean diferentes, asi que antes de tomar ninguna decisión recomiendo pedir muestras de ambos y descubrir por una misma cuál es el que más se adapta a la piel de cada una/o. Se deben aplicar en seco directamente sobre el maquillaje, después emulsionar con agua y a continuación aclarar. Por último, recalcar que estos son solo aceites desmaquillantes y que es recomendable limpiar la piel con un jabón limpiador después de utilizarlos, ya que los aceites desmaquillan pero no limpian la piel por completo.