VIVIR EN LONDRES

1. Llegas a tu casa y sacas la Oyster para abrir la puerta.

2. Tus instintos asesinos se desatan cuando la gente se queda quieta en el lado izquierdo de las escaleras mecánicas.

3. Pierdes totalmente el sentido del espacio personal gracias al commuting de todas las mañanas.

4. Huyes de lugares turísticos como Portobello, Camden Town o Picadilly Circus como de la peste.

5. Sueñas con el día en el que las aceras tengan un carril para gente que tiene prisa y otro para turistas que pasean tranquiiiiiiiilamente.

Y esto es lo que vivir en esta ciudad durante bastantes (demasiados?) años me ha hecho, al menos a mí. Pero al menos, por fin llegó un momento en el que sucumbí a Londres y como en cualquier relación de pareja, la acepté tal y como es: con sus defectos y sus virtudes, y las cosas son como son. Si las cosas buenas superan a las malas, y las malas no lo son tanto, sigues adelante con la historia. Es así de simple.

Tenía muchas ganas de escribir un post de este tipo porque recibo una cantidad bastante importante de emails preguntándome por este tema. Cómo se vive en Londres, cómo está el trabajo, los pisos, etc. Para mí es imposible aconsejar a todo el mundo que me escribe de una forma individual, y sobre todo sin conocer a la persona y sin saber nada en absoluto de ella, porque la personalidad y otras preferencias/prioridades de cada un@ tienen mucho que ver con cómo vivir en esta mini-jungla cosmopolizada. Aún así, voy a dar mi punto de vista, que siempre será mío y siempre será un punto de vista, y no por ello significa que esté en posesión de la verdad absoluta (me encanta esta frase, lo confieso).

Para empezar, vivir en una ciudad tan grande y con culturas tan diversas es más difícil de lo que parece. Yo he viajado bastante desde muy pequeña y siempre he tenido una capacidad de adaptación bastante grande, no sé si genética, debida a la educación que he recibido o simplemente producto de mis experiencias. La cuestión es que he vivido en varios países a lo largo de mi vida (no llego a los 30) y tengo que reconocer que nunca me ha costado tanto sentirme cómoda en un sitio. Y cuando hablo de “tanto”, hablo de años.

He vivido en ciudades grandes de forma definitiva y de forma intermitente en otras, y siempre me he sentido “en casa” con una rapidez relativa. Sin embargo, tal y como he comentado en algún que otro post, mi relación con Londres ha sido siempre de una especie de amor-odio. Digamos que Londres es la típica ciudad que te proporciona a diario (según le venga en gana) una dósis de eso a lo que aquí llamamos “tough love”, que literalmente sería algo como “amor duro”, pero que en realidad significa “aprender a tortas”.

Mucha gente que conozco (que no es lo mismo que amigos), cuando ven que tengo trabajo estable, un sueldo decente, una casa en la que llevo bastantes años y una buena y estable vida en general, tienden a pensar que llegué con todo hecho. Lo que se dice “llegar y besar el santo”. Nada más lejos de la realidad. En este momento puedo decir que me encanta mi trabajo, me encanta mi empresa, mis compañeros y tengo un buen salario, mi piso es pequeño pero pero apañao (la historia de la no-mudanza os la contaré otro día), y siempre tengo algún evento al que acudir. Pero como se suele decir, las he pasado canutas hasta llegar hasta donde estoy, tener lo que tengo y estar lo asentada que estoy.

El tema trabajo en Londres es un poco delicado. Puede (o supongo) que en Londres haya más puestos de trabajo que en otros países, pero hay que tener en cuenta que también hay muchísima más gente que quiere acceder a ellos, solo por el hecho de ser Londres. Es decir, muchas veces cuando alguien me ha comentado que quiere venirse a vivir a aquí me han dicho que les daba igual hacer cualquier trabajo, incluso (y cito palabras textuales, que conste) “lavando platos si hace falta”. La cuestión es que en ese plan vienen tropecientas personas al año, quizás sin mucha experiencia laboral y con poco nivel de inglés y probablemente con un dinero limitado para sobrevivir el primer mes “hasta que encuentren algo”. Tengo que decir que lo del “primer mes” es algo bastante optimista. Yo me considero una persona bastante formada y aún así me costó muchísimo encontrar un trabajo con un salario decente (o al menos que equiparara a mi experiencia y a mis estudios, que es el que tengo ahora, y como se suele decir, anda que no ha llovido), y eso que hablo inglés con fluidez desde los 12 años y he tenido la suerte de poder formarme académicamente. No os podéis imaginar la cantidad de gente que he visto llegar y volver a marcharse en cuestión de meses o semanas porque a) no les llegaba el dinero o b) no encontraban trabajo. Y es que, es NORMAL que todo el mundo esté dispuesto a empezar en cualquier cosa (a ver, hasta cierto punto, no demos lugar a malentendidos), por lo que estamos sumando un montón de gente que viene a trabajar “en lo que sea”, con lo cual el puesto “lo que sea” se convierte en un puesto de difícil acceso.

Asi que, conclusión del tema trabajo: puede que haya más puestos pero como he dicho alguna vez, es bastante más difícil acceder a ellos por la cantidad de gente que viene con tus mismas cualificaciones y experiencia (o mejores que las tuyas, probablemente) y la gran competitividad (pero grande, grande) que existe en ciudades como esta. Y lo de llegar y besar el santo… pues de todas las personas que conozco y he conocido, solo sé de UN caso (y la situación que se dio fue bastante “especial”), asi que por norma general las probabilidades de encontrar un trabajo decente, de lo tuyo, y que tenga un salario que te permita vivir aquí, son posibles pero no comunes, al menos al principio. Quien más y quien menos (grupo en el que me incluyo) ha tenido que pasar por los típicos trabajos que rozan la explotación y en los que te pagan dos duros, además de hacerte sentir que incluso te están haciendo un favor teniéndote en su plantilla. No me atrevo a decir cuál es el salario medio porque no lo sé, pero por ejemplo tengo entendido que una dependienta de tienda de ropa cobra entre £14.000 y £18.000 al año, lo cual aquí te permite vivir bastante austeramente (lo entenderéis si llegáis al final del post). **Edición: Edito para comentar que a este salario hay que restarle las tasas que te quitan mensualmente de tu nómina, que pueden llegar a ser entre £200 y £300 al mes en un salario de £18.000 al año.**

Así como consejo generalizado, diría que la fórmula para encontrar trabajo en Londres (otra vez, desde mi punto de vista), es: venir con experiencia y con un nivel de inglés alto-avanzado, intentar hacer contactos con gente de tu misma industria y echar currículums hasta que te duelan las manos de imprimir y repartir o enviar. En cuanto a páginas web, se me ocurren Monster.com, Infojobs.com, Totaljobs.com y Reed.co.uk. Y como herramienta adicional, hacerse un perfil en Linkedin.com. Y como herramientas personales, aconsejaría seguir intentándolo y no desesperar, porque es muy frustrante ver como te niegan puestos de trabajo para los que estás más que cualificada, pero es lo que hay, y por ello creo que la cabezonería y las perseverancia extremas son vitales. Y sobre todo, no tomárselo de forma personal.

Otra pregunta que me suelen hacer mucho es “cómo de cara está la vida por ahí”. Pues bien, depende del punto de vista que se mire y los precios con los que compares. Comer, por ejemplo, si te apañas bien es bastante barato. Entrando en modo maruja, si sabes dónde comprar qué, en qué supermercados suelen tener de oferta las cosas que te gustan y no eres de las típicas personas adversas a comprar en sitios que no tengan pinta de Hipercor, creo que se puede llegar a comer bien por precios normales (aquí son muy típicas las ofertas 2×1 y a mitad de precio en los supermercados como Tesco, Asda, Sainsbury’s, etc). Y sí, aquí también se puede comprar jamón serrano, chorizo, y fuet, pero si quieres una calidad buena, prepárate a pagar precios de sangre de unicornio.

Otra cosa por la que me escriben preguntando bastante a menudo, son los pisos y el transporte. Aquí ya estamos entrando en un terreno más escabroso y que mosquea bastante.

Después de haber vivido en unos cuantos pisos diferentes y haber pasado por ese horrible momento de busqueda de techo, creo que tengo bastante criterio respecto a este tema. Creo que existen varias fases desde que llegas a Londres hasta que ya te haces a la idea de cómo van las cosas. Primero está la pre-mudanza. es decir, cuando estás buscando pisos desde España. Este es un momento bastante peligroso y en el que timaron a más de una persona que conozco. En estos casos, la persona se mete a internet a buscar piso y encuentra uno de 3 habitaciones en pleno Oxford Street (que digo, por qué alguien querría vivir ahí?? xD) por £400 al mes. Y piensan: qué suerte tengo, acabo de encontrar la ganga del siglo. Ahí es cuando la persona que ha puesto el anuncio te dice que sí, que el piso es tuyo pero que obviamente necesita que le mandes un adelanto del alquiler de dos meses para “reservarte” el piso. Por supuesto, nunca verás ese piso ni las £800 libras que has transferido. Con lo cual, y esto lo digo muy en serio, nunca mandéis dinero por adelantado a nadie, a no ser que sea una agencia inmobiliaria muy conocida y de fiar, pero NUNCA a particulares, porque este es uno de los timos más frecuentes.

Después está el momento “búsqueda de piso con expectativas realistas”. Aquí es cuando te das cuenta de que en Londres las gangas no existen a no ser que quieras vivir en las afueras compartiendo un piso enano con 5 personas más. Y aún así te dejarías la vida en transporte (explicación más abajo).

En cuanto al precio habitual de los pisos, pues depende de cómo se mire y lo que se quiera, pero normalmente las opciones por norma general suelen ser (y esto vale para pisos enteros o habitaciones en pisos compartidos): a) Un piso tamaño caja de cerillas por una millonada en una zona súper popular (Green Park, Portobello, Kensington) b) Un piso bastante decente/grande por un precio medianamente aceptable en el quinto pino c) Un piso pequeño/normal pero “vivible” en una zona normal y con precio más o menos normal para Londres (he dicho “normal”?).

No sé cómo andarán los alquileres por España hoy en día pero os puedo decir que no conozco a nadie que pague menos de (más o menos) 450 libras (unos 500€), al mes por persona, a lo que hay que sumarle las council tax (obligatorias para todo el mundo y mensuales). Y os aseguro que no conozco a nadie que viva en una mansión ni mucho menos, eso es el precio de un piso normalito en zona normalita. Por supuesto hay excepciones para todo, pero estamos hablando de una norma general.

Respecto al transporte… solo de pensarlo me hierve la sangre. Londres se divide por zonas, siendo la Zona 1 la más céntrica, y así hasta zona 2, 3, 4, 5, etc., que son las más lejanas al centro. Con lo cual, cuanto más lejos vayas, más tendrás que pagar. Es decir, si viajas entre la Zona 1 exclusivamente (suerte la tuya!), es más barato que si viajas entre zonas 1 y 2. Si viajas entre Zonas 1-3 sería aún mas caro, y así sucesivamente. Es decir, que cuanto más céntrico y menos tengas que desplazarte, más barato.

Y lo de barato es solo una expresión, porque un bono diario de transporte entre zonas 1 y 2 suele costar unas £6.50, el semanal creo que está en £29 y el mensual creo que son £120. Si tienes un bono de Zonas 1-2 y por lo que sea te sales de esas zonas y vas más lejos, hay que pagar suplemento. El bus es diferente porque son £1.35 pagando con la tarjeta pre-pago Oyster y -atención- £2.35 si se paga en la ventanilla del bus por viaje (es decir, por cada bus que te montes, porque si tienes que coger dos autobuses serían £2.70 con Oyster o £4.70 en ventanilla, y así sucesivamente). Lo sé. Duele.

De momento esto es todo lo que se me ocurre (y para lo que tengo tiempo, porque son las tantas ahora mismo). Quizás mis palabras no sean muy alentadoras para la gente que se está planteando venir aquí a vivir/trabajar, pero creo que cuando estamos hablando de irse a vivir a otro país y buscarse la vida allí, hay que ser realistas y tener unas expectaciones objetivas. Siento si soy repetitiva, pero no os imaginais la cantidad de gente que ha venido con muchas ganas y £500-1000 ahorradas para “pasar el primer mes” (viva el optimismo!) y se han tenido que volver a marchar, con £500-1000 menos y desilusionadas porque “Londres no era lo que esperaban”.

Con esto no quiero decir que sea imposible vivir en Londres y tener una buena vida, ni mucho menos! Lo que quiero decir es que es posible pero hay que tener en cuenta que cuesta mucha sangre, sudor y lágrimas llegar al objetivo, supongo que como en todas partes! Lo que pasa que si a eso le sumamos al hecho de que el dicho de “no te dan nada regalado” es más cierto en Londres que en ninguna otra parte que he vivido, y que los británicos no son por norma general las personas más abiertas del mundo…os aseguro que al final todo se junta y acaba convirtiéndose en una bomba de desesperación a la que solo le falta el típico choque con el ejecutivo que tiene prisa para explotar.

Yo aún recuerdo una frase que una conocida me dijo cuando allá por aquellos tiempos le comenté que me venía a vivir a Londres, y que solo comprendí a los meses de llegar aquí: Es muy duro vivir en Londres y no todo el mundo lo aguanta. En ese momento, sinceramente, pensé “será porque es la típica persona que no se adapta”. Ja. Todavía me dura el empacho que me dio comerme todas mis palabras.

Pero como he dicho antes, Londres tiene sus virtudes y sus defectos. Sus defectos, son los que son, y seguramente los que tienen casi todas las grandes ciudades, pero tengo que decir que aquí ha sido también donde he vivido algunas de las mejores experiencias de mi vida, he conocido a gente que realmente merece la pena y que a estas alturas puedo considerar íntimos amigos, he aprendido de golpe probablemente lo que en otro lugar me habría costado tres veces más (en cuanto a tiempo) aprender, tanto sobre cosas cotidianas como el valor y la recompensa del esfuerzo y la insistencia -en mi caso por puro amor propio, soy de las que piensa que si no te rindes nunca fracasas-, y cada día es una nueva experiencia ya que siempre hay algo que hacer y alguien que conoce a alguien que tiene una housewarming party a la que acudir, o unas entradas de sobra para un musical a última hora, o una sample sale de tu diseñador favorito, o un concierto de tu grupo favorito, una exposición de tu artista favorito, London Fashion Week, el museo V&A, o Selfridges, Harrods, Browns, House of Fraser, Liberty, Bonfire Night, Pancake Day, Jubilee, London Fields, IMATS, Spitafields, Brick Lane los domingos, las Tea Rooms, las tiendas de segunda mano, los restaurantes japoneses con karaoke… Londres. En general.

Supongo que esta relación es la misma que se suele tener con los zapatos de tacón de alguna forma: son preciosos pero te las hacen pasar canutas, y está en tus manos decidir si el sufrimiento merece la pena o no. Al fin y al cabo eres tú la que los lleva puestos.

En fin, espero que os haya servido de ayuda, y a l@s que estéis pensando en venir, suerte!

About these ads

5 comments

  1. Hola, me ha encantado tu post pero me surge una duda: ¿qué me dices de irte a Londres (o por el estilo) a trabajar un verano de lo que sea con la única intención de aprender inglés y vivir una experiencia? ¿es muy difícil? ¿Y de viajar con la misma intención pero acompañado de un niño?

    1. Hola Cris,

      Pues no lo sé porque no he estado en esa situación… pero lo que si sé es que todos los veranos vienen muchísimos espanoles a trabajar de lo que sea, y quizás con un ninyo es más difícil buscar trabajo y casa y todo eso…

  2. Buenas! Estoy pensando irme a vivir a Londres y buscar trabajo de programador informático. Por lo que he visto, hay mucha demanda y muy buenas sueldos porcentualmente comparados con españa y el precio de vida de aquí y el de allí. Solo quería felicitarte y darte las gracias por semejante y tremenda información que he encontrado aquí (mas tus experiencias diarias), y creo que, ahora, estoy un poco mas preparado para esta aventura! Gracias!

  3. Hola!! Sigo tu blog desde hace mucho tiempo y, primeramente, quiero felicitarte por ello.

    Me gustaría hacerte una pregunta a ver si me puedes ayudar. Tengo una amiga que se va en breve a vivir a Londres, bueno, a buscar trabajo y, si tiene suerte y encuentra algo relacionado con lo que estudió, se quedará a vivir. El caso es que me gustaría regalarle algún detalle como un amuleto o algo similar que tenga “significado” ahí en Inglaterra. Tú que ya llevas varios años ahí, ¿sabrías decirme qué amuletos usan para la suerte en el trabajo (o suerte en general) o me darías alguna idea sobre algo similar que le pueda regalar?
    Mi idea es regalarle un pequeño detalle que tenga significado ahí, es decir, que sea algo típico que hacen los ingleses para desear o dar suerte, no sé si me explico.

    Espero que me puedas ayudar.

    Un saludo desde Canarias

    1. Hola Sara!

      Pues la verdad es que no tengo ni idea… de amuletos no sé absolutamente nada jaja Yo creo que deberías regalarle algo que tenga significado allí en Espanya, porque una vez aquí te aseguro que le hará mucha más ilusión tener algo de su tierra que de aquí, al menos yo lo siento así :) Un beso!

Los comentarios están cerrados.