Cultura

IMG_20140911_140828

[PASOTISMO PARA DUMMIES]

Nunca me ha importado lo que pensaran los demás, pero con la edad el “I so don’t care” incluso se me ha acentuado. Si me importara, no tomaría la mitad de las decisiones que tomo y he tomado, no me pondría la mitad de la ropa que tengo y no habría tomado la dirección profesional que he tomado. El ojo interno que nos dice que tal y cual está mal y que hay que hacer ciertas cosas a ciertas edades es totalmente bullshit. Creo que a menudo la gente se olvida de que solo tenemos una vida, y pasarla intentando ser “normal”, integrándose e intentando complacer a todo el mundo es una absoluta pérdida de tiempo. Si te quieres poner unas sandalias con calcetines, póntelas, si quieres trabajar como malabarista, hazlo, y si no quieres tener hijos o casarte a cierta edad, no lo hagas. No es tu obligación complacer a absolutamente nadie. De verdad que no sé de dónde has sacado eso.

Me parece que hoy en día vivimos en una sociedad muy hipócrita en la que nadie es hipócrita. Conozco mucha gente que va de liberal y moderna pero se echan las manos a la cabeza cuando te ven con una falda de charol, les explicas cuáles son tus prioridades ahora mismo (por favor, puede ser más patética, anticuada y redicha la expresión de “se te/me va a pasar el arroz“?) o simplemente que ves Gran Hermano o que te gusta no sé qué cantante. Automáticamente es como si empezara una cuenta atrás: 3, 2, 1…

anna

Ya está. Es así de fácil. Y que conste, no estoy siendo hipócrita. Yo también juzgo. Todos juzgamos. Es un deporte mundial que practicamos absolutamente todas y cada una de las personas que vivimos en este planeta. Por eso mismo es  importante desarrollar nuestra propia identidad, y tomar nuestras propias decisiones, sin mirar atrás, ni a los lados. Siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con tus decisiones, alguien que las critique o que las mire mal, y por eso estoy tan orgullosa de haberme deshecho de ese ojo interno, creado en gran parte por la educación, la sociedad y las experiencias que hemos tenido, que nos dicta qué es correcto y normal (qué significa normal?) y qué no.

No puedo insistir más en lo importante que es ser uno mismo. Parece un cliché enorme pero, de verdad, repito que solo vivimos una vez y, de verdad esta única vida la queremos pasar gastando tantísimo esfuerzo en aparentar ser alguien o algo que no somos? A quién pretendemos engañar? A la gente? A nosotros mismos? En este caso lo mejor es reflexionar y descubrir cuál es el motivo por el que lo hacemos, os aseguro que es mil veces más fácil adivinarlo y ponerle solución que pasarse toda la vida intentando ser lo que no somos por algun extraño motivo. De verdad, quién tiene tanta energía para algo tan inútil? Prefiero hacer cisnes de origami.

Por otra parte está el hecho de las comparaciones con los demás y el tema de la envidia frustrada. Qué pesadilla. Por desgracia internet es un lugar muy ámplio que da cabida a todo el mundo, incluyendo gente con muchas frustraciones que no deja de compararse con los demás y despliega su frustración a modo de comentarios hirientes, indirectas o comentarios irónicos con trasfondo cruel. Casi siempre sin dar la cara, por supuesto, ya que la anonimidad parece que dota a estas personas de una valentía falsa impresionante, aunque supongo que estos comentarios hirientes hacia otras personas les hace sentirse mejor consigo mismos al intentar menospreciar a la otra persona.

De verdad que no merece la pena compararse con nadie, porque este es un mundo enorme con millones de personas más guapas, más feas, más listas, menos, con más y menos dinero, con más y menos talento y con más y menos celulitis que tú. De verdad merece la pena malgastar energía en una pelea que nunca vamos a ganar? Yo personalmente prefiero mirar a mi alrededor, apreciar las cosas buenas de cada persona y tomarlo como una aspiración e inspiración para ser mejor. Me parece mucho más sano.

En definitiva, lo que venía a decir es que no es vuestra obligación complacer a nadie. Tantas personas se pasan una eternidad intentando descubrir cuál es el sentido de la vida, cuando en realidad es muy simple: ser feliz dentro de nuestra cabeza en la que estamos atrapados. Con lo que realmente eres, tienes, sientes y quieres, sin importarte lo que piensen los demás porque al fin y al cabo son solo opiniones, algo subjetivo, cambiante y volátil, por lo que no merece la pena vivir con ese ojo interno que nos juzga constantemente. Os prometo que si le caeis mal a alguien, o a alguien no le gusta tu ropa, tu trabajo, tu novio o tu casa, NO PASA NADA, nadie muere ni ocurren desastres nucleares. Eso se queda ahí, en la opinión de esa persona, en su cabeza. Cada vez que alguien me pide algún consejo sobre algo, lo único que digo al respecto es: “Mientras no hagas daño a nadie, haz lo que te dé la real gana”. Y es algo que me intento aplicar absolutamente cada día cuando tengo que tomar decisiones, y os animo a que lo practiquéis si es que no lo hacéis ya.

Y bien, después de esta reflexión, voy a ponerme mi falda de charol, mis sandalias con calcetines y esperar a que empiece Gran Hermano para verlo mientras me tomo un whisky sour un día entre semana, y el ojo interno que se vaya a un lugar mejor donde a alguien le importe lo que piensa.

xx

Acerca de estos anuncios
beauty addict

[ERES UNA "BEAUTY ADDICT"?]

Después de todos estos años, creo que está bastante claro que soy una “Beauty Addict“. No en el sentido literal de la palabra (que también), sino más bien en el sentido de “persona enterada” (según dice la traducción de “insider“) hasta límites que cualquier persona que no sepa qué narices es una Yachiyo (conocimiento básico de Beauty Addict) consideraría totalmente innecesarios. Ser una fanática del mundo de los cosméticos te convierte a veces en un bicho raro en según qué círculos, sobre todo cuando mencionas datos aleatorios que nadie de tu entorno conoce, o básicamente cada vez que abres tu cajón de maquillaje en presencia de alguien (“vas a llegar a usar todo ese maquillaje?”). Y tengo que decirte que tú también eres una típica Beauty Addict si…

1. Tienes unos cuantos cajones/cajonera/mueble/armario/habitación enteros solo para maquillaje

2. Tienes varios coloretes/sombras/labiales que todo el mundo menos tú, ve del mismo color

3. Te sabes los nombres del 90% de los tonos de labial de MAC, y hablas de ellos a todo el mundo como si de la tabla de multiplicar se tratara (“Se parece a Ruby Woo“, mientras la otra persona te mira preguntándose quién narices es Ruby).

4. Esperas los nuevos lanzamientos de productos de belleza como si del propio día de tu boda se tratara

5. Sólo vas a mirar, y acabas comprando media perfumería

6. Sólo vas a por desmaquillante, y acabas comprando media perfumería

7. No eres capaz de salir de una perfumería/tienda/stand sin las manos llenas de swatches

8. Recuerdas el revuelo que causó la cancelada colección de Rodarte para M.A.C

9. Tienes una paleta Naked de Urban Decay, la que venía sin brocha!

10. Te planteaste comprarte el Candy Yum Yum aunque sabías perfectamente que te iba a quedar fatal

11. Las dependientas de los stands te saludan por tu nombre

12. Encargas productos meses antes de su lanzamiento (y recibes varias llamadas semanales avisándote de que han llegado cosas que ni siquiera recordabas)

13. Tienes claras tus prioridades: un tocador con luces, cajones y silla antes que renovar la cocina

14. Lloraste el día que discontinuaron el Dragon Rouge Allure Laque de Chanel (y compraste 12 repuestos)

15. No entiendes lo que tu novio/marido/amiga/madre quiere decir cuando comenta que “tienes demasiado maquillaje”. Existe ese concepto?

16. Tienes el repuesto comprado antes de que se te termine algún producto que te gusta

17. Hablas de Kevyn Aucoin como si fuera tu amigo de toda la vida (es más, solo utilizas su nombre de pila)

18. Tienes una, o varias copias, de Making Faces

19. Tu ritual de limpieza facial o maquillaje es tan importante para ti como ducharte o vestirte (o incluso comer)

20. Haces un eye roll en toda regla cuando alguien te dice que “estás más guapa sin maquillar”

21. En su día, tuviste que hacer esto:

urban decay

21. Participas en uno o más foros de maquillaje – y en algún momento de tu vida te registraste en Maccounter

22. Recuerdas la emoción que sentiste la primera vez que tu madre te compró algo de Pinaud

23. En su momento, te planteaste sobornar a la dependienta para que te consiguiera el Particuliere, aunque fuera el tester

24. Aún conservas algún producto de maquillaje totalmente caducado y potencialmente utilizable como arma química, solo porque era de edición limitada, te gusta el packaging o te trae recuerdos

25. De hecho, las palabras “edición” y “limitada” juntas hacen que te olvides de tu promesa de no comprar más maquillaje ese mes

26. Además, cuando se agotó ese producto de edición limitada, te planteaste comprarlo al doble de su precio en Ebay

27. Te entran instintos asesinos cuando alguien te dice con aires de superioridad que “ella no se maquilla” (y se te ocurren frases crueles que decirle. Confiesa, la estás pensando ahora mismo…).

28. Quisiste una Yachiyo. Y una 239. Y una brocha de Hakuhodo. Es más, quieres todas las brochas que existen

29. Cada noche sueñas con el día en el que le pongan solución a esto:

nars

30. Y para ti, da igual lo que digan y hagan, la 217 NUNCA PODRÁ SER CLONADA.

Si te sientes identificada con la mayoría de estas afirmaciones, me temo que tú también eres una Beauty Addict. Pero tranquila, aquí no se juzga a nadie. De hecho, todas te entendemos, hermana.

 

Photo credits: Rougedeluxe.blogspot.com, Spotsify.com [head]

Diana_Vreeland_05

El video de los viernes: Diana Vreeland

Hacía mucho que no compartía un “video de los viernes” y me apetecía volver a ello con uno de mis documentales favoritos: Diana Vreeland: The Eye Has To Travel es un documental sobre (probablemente) la editora y columnista de moda más famosa de la historia. Trabajó para Harpers Bazaar y Vogue (1936-1971) y también para el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Fue básicamente la propulsora de nombres como Twiggy, Angelica Houston, Barbra Streisand… como se dice en el documental, tenía “la visión”, la cualidad de darles a las personas lo que todavía no sabían que querían.  Esta mujer es uno de mis iconos/referentes/ídolos del mundo de la moda, por cómo la entendía, cómo la vivía, y por cómo revolucinó el mundo de las publicaciones de moda. Os recomiendo que veáis el documental completo, porque es muy inspirador, pero de momento os dejo con el trailer. Feliz viernes!

 

It’s been a while since I shared a “Friday video” and I wanted to come back to this with one of my favourite documentaries ever: Diana Vreeland: The Eye Has to Travel is a documentary about (most likely) the most famous fashion columnist and editor in history. She worked for Harpers Bazaar and Vogue (1936-1971) and also for the Metropolitan Museum of Art in New York. She was basically the one to push the careers of names such as Twiggy, Angelica Houston or Barbra Streisand, amongst many others. As it’s said in the documentary, she had “the vision”, the gift of being able to give people what they didn’t know they wanted yet. She is definitely one of my icons/idols and someone I look up to; the way she saw and understood fashion, how she lived in it. I really recommend the full documentary, but for now I’ll leave you with a taster to enjoy. Happy Friday!

“There is only one really good life and that’s the life you know you want and you make it yourself”

- DIANA VREELAND

 

ballet-pointe-shoes

Viernes de curiosidades: cómo se hacen los “pointe shoes” de ballet

Sé que este post llega un poco retrasado pero por algún motivo la publicación automática no me funcionó ayer. En cualquier caso, aquí está el video de curiosidades de los viernes (en sábado).

Si hay una cosa que le agradezco a Londres, es haberme dado la oportunidad de retomar ballet en una buena escuela (bueno, quizás también le agradezco las sample sales de Rupert Sanderson, confesemos). Si hay una cosa sobre el ballet que llama la atención general son los pointe shoes, que son básicamente los zapatos que permiten a las bailarinas bailar de puntillas, dicho de alguna forma.

En ballet existen tres tipos principales de zapatos: slippers (los blandos para trabajo en plano o en demi-pointe, que es “casi totalmente de puntillas”, es decir, con los dedos aún planos en el suelo – difícil de describir!), de demi-pointe (obviamente para trabajo en demi-pointe) y los de pointe, que son los únicos que se utilizan para bailar “totalmente de puntillas”. La diferencia principal entre estos tres es el shank, que es la parte dura de los zapatos que va por dentro, por decirlo de alguna forma, y la box (la puntera o “caja” donde se meten los dedos). Los slippers no tienen shank ni box, los de demi-pointe (o soft blocks) no tienen shank y su box está hecha de menos capas que la de los de pointe, por lo que no permiten trabajo en pointe, y los de pointe tienen un shank totalmente rígido y un box más grueso.

En este video de la Royal Opera House podéis ver cómo se hacen los zapatos de pointe de principio a fin. La marca Freed es una de las más importantes asi que creo que es un buenísimo ejemplo de este proceso para los que tengáis un poco de curiosidad sobre este tema.

Como curiosidades: lo común es que los zapatos de pointe vengan sin los lazos; éstos se cosen aparte (normalmente tú misma) y se atan de una forma especial. También hay que comentar que al contrario de lo que se piensa, no se hace trabajo en pointe desde el primer día que se comienza a practicar ballet. Para poder trabajar en pointe hacen falta un mínimo de 2 a 4 años de experiencia en ballet y practicarlo muy asiduamente para evitar graves lesiones en pies y tobillos.

Que paséis una buena Semana Santa y espero que os guste el video!

Entrevista a Amy Sia, diseñadora textil basada en Londres

AmySia

Una de las cosas que más me gusta en lo que tiene que ver con la moda, es descubrir nuevos talentos. Hay algo especial en descubrir el trabajo de alguien en sus orígenes, ya que suele ser cuando la esencia y el estilo del diseñador en sí se encuentra en su estado más puro. Digamos que después este estado va cambiando y modelándose según va progresando, y como gran freak de la moda, me encanta ser testigo de toda esta evolución.

Uno de los nuevos (y MUY prometedores) talentos que he descubierto, o más bien, descubrí el año pasado, es la diseñadora textil Amy Sia. Esta diseñadora de origen australiano pero basada en Londres desde hace algunos años, hace uso de su habilidad magistral en estampados para crear unos pañuelos/fulares que no son de este mundo. Amy lanzó su linea de fulares el año pasado que fue cuando yo la conocí en persona (una chica de rasgos asiáticos guapísima, por cierto) y desde entonces sus piezas no han hecho más que coger fuerza en el mundo de la moda (y por cierto, también crea carcasas para iPhone y cojines). Sus piezas son una muestra perfecta del resultado de la mezcla de técnicas tradicionales y avanzadas, como la pintura a mano y el diseño digital. Cada vez que me pongo una de sus piezas (disponibles en Amy-Sia.com y Society6 la mía es la morada que podéis ver justo debajo) recibo algún tipo de comentario sobre ella, y es que no es para menos.

Amy me ha concedido una entrevista muy interesante en la que nos habla sobre sus inicios, su inspiración y su forma de trabajar.

¿Qué te inspiró a crear tu propia marca de fulares?

Comencé con mi linea de fulares después de que algunas personas me dijeran que les encantaría tener un fular de seda con mis estampados. Me pareció una adición natural al trabajo que ya estaba realizando (carcasas para iPhone y algunos proyectos como autónoma para una empresa de textiles de Londres), asi que no lo dudé y así comenzó todo.

AMY_SIA_SILK_SCARF_grande

¿Dónde encuentras la inspiración para tus preciosos estampados?

Me encanta fijarme en las creaciones. El mundo está lleno de cosas increiblemente bonitas, y la naturaleza está repleta de colores y formas preciosas, en las que me gusta inspirarme. También me fijo en la moda y las tendencias, lo que se ve en las pasarelas y lo que se lleva en la calle. Mis creaciones son una mezcla de todas estas fuentes de inspiración.

Utilizas unos materiales exquisitos en tus creaciones. ¿Cuántos tipos de seda utilizas y dónde se fabrican los fulares?

En este momento la linea de fulares está compuesta por piezas de dos tipos diferentes de seda: por una parte está la satinada, que tiene un acabado brillante, y después está la crepe de chine, que tiene un acabado mate. Las estampaciones digitales las hacemos en el Reino Unido y el proceso de costura se lleva a cabo en Londres.

¿Qué parte de tu trabajo es la que más te gusta?

Mi parte favorita es la del proceso de diseño. Me encanta pintar, asi que la parte inicial de la creación es definitivamente mi favorita!

¿Qué consideras lo más difícil en tu sector?

Siempre he pensado que la producción es la parte más difícil del diseño. Considero que ir desde el diseño inicial hasta el producto final es un proceso muy complicado que tiene muchísimas fases, y por ello pienso que siempre es todo un reto llegar al final del proceso siendo fiel al concepto inicial.

20-03-2013 13-15-16

Desde tu punto de vista, ¿cuáles son las habilidades y conocimientos más esenciales que hay que tener para empezar con un negocio como el tuyo?

Diría que lo principal es tener pasión por lo que haces! En la mayoría de los negocios, hay que trabajar muchísimo y en realidad suele pasar bastante tiempo hasta que se obtiene cualquier tipo de “recompensa”. Por eso creo que es totalmente esencial amar lo que haces y creer realmente en tu producto.

¿Cuál es tu diseñador favorito, si es que puedes elegir?

Puedo decirte sin duda que mi diseñador favorito (desde siempre) es Dries Van Noten. Me encanta su visión tan particular e individual, su magistral uso de los estampados, el color, sus adornos de cuentas, sus bordados… Sus piezas casi siempre tienen un feeling étnico y artesano que como sabes, es algo con lo que tanto yo como mis piezas nos identificamos totalmente.

20-03-2013 20-57-39

¿Cuáles son tus siguientes proyectos?

Estoy pensando en utilizar nuevos materiales como mezclas de lana o modal/cachemir, más que nada para conseguir texturas más gruesas y cálidas. También estoy pensando en nuevas formas para los fulares. En un futuro espero poder ampliar mi gama y quizás empezar con mi propia linea de ropa.

¿Algún consejo para los que están pensando en empezar su propio negocio en el mundo de la moda?

Desde que empecé con mi negocio mi actitud hacia la promoción de mi trabajo ha cambiado mucho. Soy una persona bastante discreta y no me gusta ser el centro de atención, pero he aprendido que la promoción es absolutamente necesaria! Puedes ser la persona con más talento del mundo y puedes crear cosas increíbles, pero si nadie conoce tus trabajos es imposible llegar a triunfar. Es importante poner toda la carne necesaria en el asador para triunfar, y sobre todo, no rendirse, porque si no se sigue intentando, es imposible que cualquier idea o producto tenga éxito.

**********************

Aquí debajo podéis ver más ejemplos del trabajo de Amy Sia, el cual admiro muchísimo personalmente, son muy de mi estilo y os puedo confirmar que los materiales que usa son absolutamente increíbles. Los estampados parecen fotografías reales en directo. Yo compré una de sus piezas el año pasado y como he dicho más arriba, cada vez que me pongo su fular recibo algún comentario o pregunta sobre él, lo cual no es de extrañar…

20-03-2013 13-16-4220-03-2013 13-21-48

amy-sia-scarves20-03-2013 16-32-57

20-03-2013 20-51-1320-03-2013 16-34-03_L

Mil gracias a Amy Sia por concederme esta entrevista y por crear semejantes joyas de seda.

Podéis ver todos sus productos en Amy-Sia.com y también a través de Society6.